Cuándo usar colágeno

Siempre que oímos hablar de tratamientos antienvejecimiento, aparece la palabra “COLÁGENO” (así tal cuál:  entre comillas, con mayúsculas y en negrita), como una de las sustancias más relevantes que ayudan a combatir las arrugas.
 Sin ambargo, muchas personas ignoran que ésta forma parte de nuestra propia piel. Ya que es el constituyente principal de la dermis, a la que aporta flexibilidad, tonicidad y elasticidad.

Cuando una persona envejece, disminuye el número de fibras de colágeno y, consecuentemente, empiezan a aparecer las primeras arrugas. En la dermatología estética el colágeno comenzó a utilizarse como material de relleno a finales de los años 70 y, actualmente, es el implante más conocido y utilizado en los Estados Unidos. Su aplicación depende del cutis de cada persona, pero el colágeno está indicado para corregir arrugas localizadas a partir de los 35 o 40 años, especialmente en las zonas de la frente, entrecejo, patas de gallo, surcos entre las mejillas y la nariz, y comisuras de los labios. Se puede aplicar en su forma líquida, mediante inyecciones seriadas en el surco de la arruga, o sea, formando una línea continua y suave. De esta manera, se da volumen y se rellena la arruga. Como es un material reabsorbible se colocan inyecciones repetidas cada 3 o 12 meses, dependiendo del material empleado.  Los productos de cosmética que contienen colágeno pueden suavizar la profundidad de las arrugas de expresión a través de ingredientes específicos que tras su aplicación repetida son capaces de incrementar en volumen, rellenando y elevando el surco de las arrugas para reducir su profundidad.  

4 Comentarios

  1. Alejandra Surga 15 noviembre, 2012 Responder
    • Alejandra Surga 15 noviembre, 2012 Responder
  2. GLORIA 29 septiembre, 2011 Responder
  3. GLORIA 29 septiembre, 2011 Responder

Añadir un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Blue Captcha Image Refrescar

*