Algunos mitos sobre la sexualidad femenina

Supera de una vez algunos de los mitos más frustrantes sobre la sexualidad femenina y aprenderás a disfrutar más y mejor del sexo y a experimentar de la manera que más te convenga. Algunos mitos sobre la sexualidad femenina La primera vez es dolorosa
Primer mito. Y es que la primera vez no tiene por qué ser dolorosa. Aunque el himen puede romperse, esta membrana no tiene nervios y por tanto carece de sensibilidad. El dolor tan famoso de esa primera vez se debe al mismo  miedo que se tiene y que hace que los músculos de nuestra vagina se contraigan.

Más lubricación, más excitación

La lubricación de la vagina, es sin duda uno de los signos más evidentes de la excitación pero existen otros muchos que pueden afectar a la cantidad y la presencia de este fluido. Dependerá también del momento del ciclo en el que nos encontremos y de nuestro estado hormonal y siempre varía dependiendo de cada mujer. No se puede medir la excitación en ningún caso por la lubricación. 

El orgasmo auténtico es el vaginal 

El clítoris cuenta con infinidad de terminaciones nerviosas y la vagina en sí misma solo tiene la parte interna, por lo que es más difícil llegar a un orgasmo  exclusivamente con la penetración sin la estimulación del primero. En cualquier caso, sea cual sea el orgasmo que se tenga, siempre es válido. 

Sexo y regla 

Se ha comprobado que tener la menstruación y practicar el sexo no es algo incompatible, es más, llegar al orgasmo durante los días de la regla resulta muy beneficiosos ya que disminuye el dolor de esos días y por ende la sensibilidad que se tiene durante ese período hace que tener sexo sea algo muy satisfactorio.

Más placer a más tamaño

Solo el primer tramo de la vagina es realmente  sensible y este primer tramo queda cubierto por cualquier pene sea del tamaño que sea, aunque bien es cierto que un pene que sea demasiado estrecho puede llegar a limitar el roce. Por otra parte un pene muy largo puede llegar a tocar el cuello del útero resultando más doloroso que placentero.

Vibrador y orgasmo

En muchas ocasiones se ha llegado a oír que si se usa un vibrador ya no se puede llegar al orgasmo sin él. Eso es completamente falso. Se puede alcanzar el orgasmo con el pene, con un vibrador, con la mano, etc. En cualquier caso lo ideal es conseguir sacar el placer máximo de cada una de las técnicas utilizadas.

Mujeres  y masturbación

Ya más de un 80% de las mujeres reconoce que se masturban lo que no quiere decir que el restante 20% no lo haga. Esta práctica no cuenta más que con beneficios ya que así es posible conocerse más a fondo y disfrutar. 

Gritos durante el coito 

Los gritos y los gemidos que se emiten durante el acto sexual son una forma de expresar el placer pero en ningún caso determinan lo que se está disfrutando de él. Hay mujeres que gritando sienten que logran expulsar toda la energía que durante esos momentos recorre su cuerpo y otras que sienten que pierden la concentración y prefieren disfrutarlo en silencio sin que ello signifique que están gozando menos.

A %d blogueros les gusta esto: