Cómo elegir el ramo de novia perfecto

La temporada de bodas ya está encima y queremos desvelaros una pequeña guía para poder elegir el ramo de novia ideal, ese que siempre va a sumar y que se va a convertir en el acompañante perfecto del look elegido.

Ramos divino

El ramo de novia es sin duda, la guinda del pastel del look de la boda. Esta costumbre tan antigua ha ido variando su significado y concepto a lo largo de los tiempos. En la época del Antiguo Egipto, un ramo de novia estaba hecho con hierbas aromáticas para conseguir ahuyentar a los malos espíritus. Cuando la ceremonia había terminado,los novios se lo comían para buscar los efectos afrodisíacos de dichas hierbas.

En la actualidad los ramos de novia dan rienda suelta a la imaginación y combinan especies, colores y texturas para lograr un ramo especial y único. En muy pocas ocasiones las novias renuncias a llevar dicho complemento e incluso optan por conservarlos durante años gracias a algunas técnicas como la fiolización, un proceso consistente en la combinación de diversos procedimientos con los que se consigue sacar el agua de las flores y mantener así su aspecto y belleza intacto en el tiempo.

Consejos para elegir el ramo de novia más adecuado

El estilo de la boda

Sin duda el ramo va a tener que seguir la estética que predomine en la boda, siendo una prolongación del estilo sobre el que gire la decoración de la misma. Los invitados tienen que descubrir en el ramo un anticipo de lo que van a encontrarse en la ceremonia, ya sea rústico, sofisticado, romántico, etc.

El diseño del vestido

Un error es elegir el ramo antes de haber elegido el vestido, ya que además de estar acorde con el resto de la decoración, debe encajar con el tejido y el diseño de vestido y con los bordados y encajes con los que esté elaborado.

La altura de la novia

El tamaño que tiene que tener el ramo debe estar relacionado con el volumen del vestido y con la altura que tenga la novia. Un ramo muy pequeño para una novia que sea alta, va a resultar ridículo. En cambio un bouquet será la opción ideal para una novia que sea más menuda. Si se logra el equilibrio perfecto con el ramo, se conseguirá un accesorio que aparte de adornar, va a estilizar la figura de la novia.

La forma del ramo

Las formas más habituales son el ramillete, el bouquet, la cascada, los tallos largos….Un ramo con forma de cascada ha sido durante muchos años el predilecto, aunque últimamente ha ido perdiendo fuerza frente al bouquet, tendencia adoptada de los Estados Unidos.

El color del ramo

El toque final para elegir el ramo de novia perfecto y que más favorezca el diseño de novia es el color así como las variedades de flores que van a componer el ramo. Hay muchas opciones, desde un ramo monocolor de un tono intenso para dar diversión y alegría, hasta ramos multicolores, sin olvidarse del siempre elegante blanco, ideal para un vestido sencillo y sobrio.

A %d blogueros les gusta esto: