Toxicidad informática

Ahora las enfermedades no son solo físicas o emocionales, ahora tienen que ver con la influencia de la tecnología y el Internet, y el daño que generan en la mente y los comportamientos diarios. Toxicidad informática En esta época, cualquier persona puede sufrir de alguna enfermedad que tenga que ver con la tecnología, y las mujeres son algunas de las que más se ven identificadas con el hecho de depender de algún tipo de red social, de su tablet o su Smartphone y de todas y cada una de las aplicaciones que puedan desarrollarse y salir al mercado. 

El problema actual es que se maneja exceso de información, se saturan las mentes de las personas, se espera que se absorba todo lo que ven pero  en realidad no entienden que es lo que ven y siguen derecho ante tanta publicidad y tecnología. Muchas mujeres pueden estar sufriendo de este tipo de patologías, pero son pocas las que logran identificarlas y reconocerlas, pues en algunos casos, a las chicas a las que se les aconseja que se despeguen un poco de su excesiva virtual porque se van a enfermar o que han perdido su identidad social porque socializan más con su celular que con las personas que lo rodean, se enfurecen y dicen que es mentira, que simplemente revisan algunos de sus perfiles pero que llevan una vida completamente normal. 

Este tipo de enfermedad se produce gracias a la  ansiedad que se genera por el exceso de información, por la incapacidad de entender todo lo que llega, por el miedo de escoger lo importante y de desechar lo que no sirve o no es útil. En realidad, todo apareció desde hace cerca de 15 años, cuando se empezó a desarrollar el mundo informático, pero con el avance tecnológico, el internet y las redes sociales, han contribuido a que las personas se vuelvan adictas a los medios. Si se hacen las estadísticas de páginas web en el mundo, hay millones que superan los niveles y los correos cada vez adquieren más usuarios, sin importar su edad, raza o género.  

Uno de los mayores problemas que genera la adicción tecnológica, es el hecho de que las personas están perdiendo sus vínculos sociales reales, los familiares, los grupos de amistades, incluso, los laborales. El segundo obstáculo, tiene que ver con la perdida excesiva de tiempo, pues se hace una inversión de horas a revisar los perfiles de redes sociales y observar quien está disponible en el chat, que en trabajar, en hacer una actividad deportiva o viajar. Para poder identificar si se está cayendo en una patología tecnológica, pueden marcarse algunas de las siguientes opciones: 

– Algo que comúnmente hacen  muchas personas, es marcar “favoritas” diversas páginas web, pero al paso de algunos meses, no han vuelto a revisar sus contenidos. 
– Quienes sufren de esto, por lo general leen mucho, pero la compresión de lectura que tienen en mínima, en realidad no comprender ni el 70% de lo que están revisando. 
– La concentración de una persona con este tipo de características es pésima, y ni el estudio ni el trabajo son sus fuertes. A diario recibe grandes porcentajes de información que le es complicado para analizar, procesar y aplicar. 
– Las cuentas en redes sociales son una adicción y seguir a una gran cantidad de perfiles es necesario, pero si se ponen a analizar, solo están atentos de la actividad de un 10% de todas las personas a las que siguen.
– Revisar el correo se ha vuelto una obsesión y es urgente saber si alguien dejo un mensaje, escribió, posteó o hizo algún tipo de comentario. 

A %d blogueros les gusta esto: