Velos para novias

Ya sea por gustos personales o por tradición lo cierto es que elegir el velo que vas a llevar el día de tu boda dependerá de numerosos factores, entre ellos y el más importante, tu personalidad. Este elemento tan tradicional que acompaña a casi todos los vestidos de novia, es por sí solo capaz de cambiar un look y dotarlo de una maravillosa actitud. Solo necesitarás elegir el peinado adecuado y colocarlo de una manera estratégica para conseguir un aire bohemio, clásico, romántico o minimalista. ¡Aprende cómo!

Novia bohemia

Este tipo de velo cuenta con un protagonismo propio al que no le hacen falta coronas, tiaras o peinetas. Suelen ir asociados a un estilo retro y van ceñidos a la cabeza, ya sea anudados a modo de una bandana o cubriéndola por completo. El aliado perfecto es una melena desenfadad, suelta y ondulada ligeramente.

Novia minimalista

Un velo simple, sin ningún bordado ni aplique extra. Con tan solo una gasa de seda va a ser suficiente para que la novia más sencilla no desee renunciar a este complemento en el día de su boda. Un velo semitransparente que cubre el rostro de la manera más tradicional, puede ser una excelente opción.

Novia enigmática

Cada día son más las mujeres que optan por un vestido tipo capa para su vestido de novia, y las más atrevidas incluyen en su look el factor “capucha” para determinan su imagen ese día y que proporcione un halo de misterio. Para ello tan solo hay que colocar un velo estratégicamente a modo de pañuelo, al estilo de los años 50.

Novia tradicional

Esta es la manera original de llevar un velo. Y es que tradicionalmente las novias cubrían el rostro con este complemento, costumbre que se ha ido perdiendo hasta llegar a diferentes estéticas más modernas, aunque por muy tradicional que sea, lo cierto es que todavía muchas novias siguen confiando en este look que además se puede adaptar de diversas formas, dándole un toque especial sujetándolo con coronas, diademas o tiaras.

Novia romántica

Esta es una manera de llevar el velo que más se utiliza hoy en día, siendo muchas las mujeres que recogen la melena en coletas, moños bajos o semirecogidos de los que aparece este accesorio, sujetándose al pelo con un tocado o un pasador. Suelen llevarlos las novas que llevan un vestido de sencillas líneas y con un toque muy romántico.

Novia atrevida

Las novias con espíritu joven y las más arriesgadas, pueden decidirse por un velo corto, una alternativa al velo tradicional que permite que se muestre la parte trasera del vestido. Ideal para quienes ponen especial énfasis en la espalda del mismo. Además, resulta muy cómodo. ¡Atrévete!

A %d blogueros les gusta esto: