A sacar las cordales!

Cuando estas muelas empiezan a presentar incomodidades como dolor o desviación de la posición normal de dientes es necesario buscar ayuda de un especialista maxilofacial. A sacar las cordales! Es un tema que pone los pelos de punta porque puede llegar a ser doloroso pero todo depende de quien ha vivido eso y de la forma en que cada mujer lo viva. Por ejemplo, así como a muchas les puede doler terriblemente a otras no les puede causar gran molestia. Pero esto depende del grado en que las muelas llamadas “cordales” estén, si han nacido o no o si están causando algún tipo de riesgo para tomar la decisión de sacarlas o no.

Estas muelas son aquellas que aparecen en la adultez temprana puede ser a los 18 años o incluso cerca de los 25 años. También puede haber casos donde nazca después de los 35 años.  Pueden brotan y salir a través de las encías pero también pueden quedarse sin salir y convertirse en un problema silencioso si no se hace una revisión continua de los dientes o las molestias que se presenten.Después de que un especialista realiza una radiografía dental y se percata del estado de cada una de estas muelas, se toma la decisión de extraerlas. El procedimiento por lo general no dura mucho pero el tiempo puede variar de paciente a paciente, pues puede haber chicas muy tranquilas y cuyas muelas están en una posición muy fácil para ser retiradas pero también puede haber mujeres muy nerviosas que pueden hacer algo más complejo y demorado el proceso y sumado a esto las muelas pueden estar mal ubicadas.

Hay casos en los que es mejor no retirarlas porque la raíz de la cordal puede hacer contacto con un nervio facial y al ser removido o molestado, se puede perder la sensibilidad en el rostro, en los dientes y mentón. Si no produce dolor, molestias o no desvía los dientes de su posición normal, lo mejor es dejarlas allí y no esperar a que salgan, porque hay casos en los cuales jamás logran nacer. Frecuentemente se dan incapacidades diarias después del procedimiento y la recuperación depende del cuidado de cada mujer. Las recomendaciones básicas es la aplicación de frio localizado sobre todo para la inflamación, además del consumo de medicamentos como analgésicos y antiinflamatorios para el dolor y la hinchazón y también de antibióticos para evitar infecciones. 

El primer día lo mejor, es el reposo y en las noches es mejor descansar en una posición semisentada para que no haya impactos contra las almohadas y tal vez se produzcan hemorragias o dolores accidentales. También la dieta debe ser liquida y evitando grasas, condimentos, alimentos muy calientes o pegajosos. Hay que tener en cuenta que esta cirugía se realiza con empleo de anestesia y eso hace que no se sienta dolor alguno mientras se realiza, solo se experimenta una especie de presión mientras se retira la muela. El dolor aparecerá cuando desaparezca el efecto de la anestesia pero puede ser controlado con ayuda de los medicamentos.

A %d blogueros les gusta esto: