Aprende a quererte aunque no cuentes con un cuerpo perfecto

Es muy posible que tu físico te agobie porque piensas que no te acompaña o que vivas atada a numerosas dietas porque no te encuentras conforme con tu imagen. Si este es tu caso debes aprender a no obsesionarte ni preocuparte aunque bien es cierto, que deberás intentar conseguir un peso adecuado para gozar de una buena salud. En cualquier caso es necesario que aprendas a valorar la personalidad que tienes sobre todas las cosas. Aprende a quererte aunque no cuentes con un cuerpo perfecto

Autoestima

Cuando tu autoestima comienza a flaquear es muy normal que aparezca un cierto desequilibrio que se puede atribuir a un físico que no te gusta o a los reveses de tipo afectivo que puedes llegar a pensar que son provocados porque tu cuerpo no es el que desearías. En realidad, lo que suele suceder y fallar es el aprecio que tienes por ti misma. Si te sientes insatisfecha con la imagen que tienes, si empiezas a comer más, solamente por haber comido anteriormente o te aíslas, conseguirás convertirte en tu peor enemigo.

La belleza se encuentra valorada en realidad por un estereotipo que se ha ido imponiendo en nuestra sociedad por la publicidad y que la mayoría de las mujeres llegan a valorar su propia realización según cumplen estas pautas. Tampoco ayuda demasiado el que suela juzgar a una persona en base a su exterior en lugar de su interior, imponiéndose patrones que bajan la autoestima y llegan incluso a torturar a estas personas que no los cumplen, llegando en ocasiones a provocar enfermedades como la bulimia o la anorexia.

Aceptación

Según diversos psicólogos especializados en esta materia, la autoestima no tiene nada que ver con la perfección de cada persona, sino con su propia aceptación. Una persona que se considera perfecta no tiene por qué tener una autoestima elevada. Sí la tendrá aquella que se respeta, se ama a sí misma y admite sus propios fallos. Es más, las personas que saben que son bellas suelen ser las que cuentan con una peor autoestima ya que no se perdonan el no estar continuamente guapas, martirizándose por conservar la belleza y sufriendo mucho cuando ésta se acaba.

Es necesario aceptar que cada una acepte sus defectos y tratar de ir mejorándolos en vez de engañar a los demás y especialmente a una misma. Se debe saber que todo el mundo es un ser completo y que cuenta con sombras y con luces y que la persona que conviva a su alrededor deberá hacerlo con lo positivo y con lo negativo que tenga.

Abandonar conductas negativas

No hay que dejarse llevar por los problemas y por las circunstancias adversas ni autocriticarse de una forma destructiva ni de una manera constante.

Tampoco se debe culpar a los demás de las propias frustraciones ni creer que no se puede cambiar. Si se gana algo de peso, es necesario preocuparse por perderlo en vez de machacarse por los kilos que pueden llegar a sobrar.

A %d blogueros les gusta esto: