Aprendiendo SEXO ORAL

Seguramente te has sonrojado la primera vez, y es normal, ya que es difícil tomar la decisión.
Y no estoy hablando precisamente, de aprender a comer un helado como Luli Salazar (precisamente un helado ¡NO!).
Vamos al tema central de este artículo Aprendiendo SEXO ORAL

Si tú eres de aquellas que no comprende la necesidad, la excitación y la desesperación de ELLOS…aquí en Emujer algunas ideitas y creencias para ti.

-La felación imita el acto sexual de la penetración, y es por ello que no solamente ellos disfrutan de verte desde arriba, sino que además la sensación es aproximada, depende de tu maniobra y de su sensibilidad. -Aunque se una imitación (como he dicho en el punto anterior) no se limita a simples movimientos de vaivén. ¡Sé creativa mujer! Besa, chupa, lame, rodea con la lengua…y déjate llevar!

-No es obligación que tu pareja eyacule junto a ti, no lo tomes como una obligación. ÉL sentirá el placer incluso si se retira antes de finalizar el hecho. Ahora, si tú eres de esas que te llevas bien con este hecho en cuestión, tenemos para ti una serie de buenos gestos a realizar (¡Y manos a la obra!).

-¡Zona Extremadamente Hot! ¿Cuál es? El llamado glande es quien tiene una gran cantidad de captores de placer. La partecita más hot se sitúa al nivel de la corona y del freno, así que… ¡A trabajar cuidadosamente se ha dicho! -Pero ¡Atenti! No todo el miembro es hipersensible, contradictoriamente mientras el glande pide suavidad, el tallo del mismo pide a gritos presiones fuertes. -¡Mordiscones NOOO! Así de simple, duele. El sexo masculino es sensible, aunque a veces pida apretujones, un mordiscón podría ser peligroso. Igualmente no descarto a los masoquistas. Si tú eres de las apasionadas de este método sensual, los mejores trucos para ti…

-Este es el momento de mostrar tu lado “dominador” y tomar cuan iniciativa se te cruze por la mente. A ÉL le encanta verte en su zona sur disfrutando juntos. Muestra tu creatividad en ese campo también.

-Previamente, ya que en escasas ocasiones suele surgir espontáneamente, dialoga con ÉL qué le gusta más allí abajo, como y en qué velocidad. Muestra tu personaje de sexóloga en un divertido juego que acabe en un dialogo, pero con su amigo fiel. -Como he dicho antes “…en escasas situaciones suele surgir…”, puede suceder, y que suceda nomás. Sé espontánea y sorpréndelo, cuando menos se lo espere, por ejemplo en el auto, durante un paseo…¡Creeme que quedará en su memoria!

A %d blogueros les gusta esto: