Aprovechando las horas de sueño para la belleza

Mientras dormimos, podemos sacar provecho a esas horas en que sólo debemos dedicarnos a soñar y descansar, y lo mejor: con un mínimo esfuerzo.
Las horas de sueño pueden aprovecharse para restaurar nuestra belleza, y de esta forma, despertarnos con un nuevo glamour y un aspecto rejuvenecido al día siguiente.
Existe cierta evidencia de que la piel es más receptiva a los ingredientes activos cuando te encuentras durmiendo, porque no te expones al sol, a la polución o al el maquillaje; y de esta forma, el producto consigue hacer su trabajo de una manera mas efectiva. Aprovechando las horas de sueño para la belleza Aunque no hay estudios científicos publicados que comparen los productos nocturnos y diurnos, puede haber algunas ventajas en tratar la piel durante las horas de sueño. Los químicos en cosmética saben, por ejemplo, que muchos ingredientes anti-edad se mantienen activos por más tiempo cuando no son expuestos a la luz del sol. Los retinoides, que aceleran la actividad celular, pueden desactivarse químicamente con la exposición al sol y hacerse inefectivos. Otros productos anti-edad, como vitaminas tópicas, incluyendo la C y la E, no se llevan bien con la luz solar o el aire. Si bien son productos que se pueden usar de día o de noche, es posible que obtengas una mayor explosión antioxidante si los aplicas antes de ir a la cama. Por otra parte, el período de sueño te dará la posibilidad de hidratar tu piel durante ocho horas aproximadamente, con fórmulas que no se complementan con la base del maquillaje o que podrían darte un brillo que preferirías ocultar a la luz del día. Estos superhidratantes, no sólo atraen la humedad hacia la piel, sino que también evitan que se evapore de su superficie. Como si esto fuera poco, actualmente, los investigadores están coincidiendo en que la piel trabaja mejor para rejuvenecerse durante la noche. La regeneración de las células de la piel es ligeramente más veloz durante la noche que durante el día. Por todo esto es que, las horas de sueño, son un momento ideal para reparar tu cuerpo, y la piel está incluída en este proceso. Aquí van algunos consejos para que tu sueño te ayude a regenerar en mayor forma las células del cuerpo:

  • Posición ideal para dormir: Duerme recostado en forma plana sobre tu espalda: hundir tu cara en la almohada crea líneas y pliegues en la piel que pueden hacerse permanentes si se repiten todas las noches. Por otra parte, dormir de espaldas ayuda a contrarrestar los efectos de la gravedad acumulados durante el día.
  • Mantener la hidratación: Conservar la humedad de la piel desde adentro, es un método de hidratación simple, barato y efectivo. Bebe de seis a ocho vasos de agua pura a lo largo de todo el día e incluye ácidos grasos omega-3 (se encuentran en los pescados y en las nueces) en tu dieta. Para prevenir la pérdida de humectación en la piel durante el sueño, enciende un humidificador. Muchas personas, que adquieren humidificadores a raíz de problemas de sequedad de garganta, terminan dándose cuenta que su piel mejora notablemente.
  • Hidratación post baño: Asegura la humedad que la capa superior de la piel ha absorbido con una loción o crema corporal hidratante. Cuando te encuentres a punto de irte a la cama huméctate con una crema corporal que sea más rica en nutrientes que la que usas durante el día. Antes de ir a la cama es el momento perfecto para mimar tus pies, sobre todo para humectar tus talones con una crema de cuidado intensivo para esa zona. No olvides humectar tus uñas y cutículas. Para un toque final de humectación, masajea tus manos con una crema regeneradora.
A %d blogueros les gusta esto: