Ciudades únicas de Bélgica

Bélgica es una preciosas ciudad europea hasta la que acuden cada día numerosos viajeros procedentes de todas partes del mundo. Cuenta con infinidad de ciudades que te harán sentirte como el protagonista de un cuento de hadas. A continuación te proponemos algunas de las que no deberías dejar de visitar.

Amberes

Tres siglos influenciados por el arte barroco, desde el XV al XVII, pueden contemplarse en esta ciudad belga. Y no solo en el arte, sino también en la manera de vivir ya que forma parte del ADN de los habitantes de Amberes. Impresionante es su estación de tren, considerada como una de las más bellas de todo el mundo, así como su Catedral de Nuestra Señora y su fortaleza medieval de Het Steen.

Bruselas

La capital de Bélgica y de toda Europa prácticamente, la ciudad de Bruselas es un verdadero mosaico de lenguas y de culturas que esconde tras de sí una historia de lo más rica, repartida entre sus museos y edificios. Conocida también por su actividad nocturna, es un destino perfecto para hacer una escapada. Piérdete por sus encantadores callejones y admira la Gran Place, levantada en un principio como un mercado y considerada en la actualidad como una de las más bellas del mundo.

Brujas

Brujas además de ser una ciudad pequeña que se recorre en muy poco tiempo, es una de las urbes medievales que mejor se conservan en toda Europa. Sin duda es la más visitada de todo el país y su centro histórico ha sido declarado como Patrimonio de la Humanidad. Recórrela en bicicleta o en una pequeña barca a través de sus canales que son muchos y que la han valido el sobrenombre de “la Venecia del norte”.

Dinant

Con las montañas de las Ardenas a sus espaldas y junto al río Mossa, se encuentra la ciudad de Dinant con su antigua ciudadela a la que se puede llegar subiendo bien sus más de 400 escalones o bien con su funicular. Su colegiata de Notre Dame es otro de los espacios que no debes dejar de visitar.

Gante

Durante el siglo XVI Gante fue la ciudad más grande de toda Europa y hoy en día resulta impresionante ver cómo sus edificios se reflejan en el agua, o contemplar la fortaleza de los Condes o su catedral con su Adoración del Cordero Místico.

Aprovecha para visitar algunos de sus casi 20 museos, saborear los platos típicos del país o simplemente hacer una ruta para disfrutar de los diferentes sabores de sus cervezas. Imprescindible contemplar algunos de sus campanarios entre los que sobresalen el de la Atalaya, el de la torre de la iglesia de San Nicolás o el de la catedral de San Bavón.

Lieja

A 100 kilómetros de Bruselas se levatan Lieja, una ciudad rodeada por el río Mosa y que se encuentra en constante evolución. Una de sus atracciones principales es la subida de casi sus 400 peldaños que llevan hasta la Ciudadela desde la que se pueden contemplar unas vistas espectaculares de la ciudad.

A %d blogueros les gusta esto: