Cocinar con pimientos

El pimiento verde es una hortaliza que cuenta con casi cinco siglos de historia y que resulta una fuente excelente de vitaminas que sirve para enriquecer cualquier tipo de platos. Descubre algunos de ellos de los que podrás disfrutar durante este verano. Cocinar con pimientos

Ensalada de pimientos con chipirones

Ingredientes para cuatro personas:

  • Un pimiento rojo
  • Cuatro huevos
  • Dos cebollas
  • Un diente de ajo
  • Una rama de perejil
  • 250 gramos de chipirones limpios y pequeños
  • Aceite y vinagre
  • Sal y pimienta

Pon el horno a precalentar a 200 grados centígrados. Mientras tanto lava los pimientos y ponlos en una bandeja de horno junto con las cebollas. Asa todo durante cuarenta y cinco minutos, dando la vuelta a los ingredientes a mitad de la cocción. Retira todo del horno y deja enfriar cubriéndolo con un trapo de cocina.

Introduce en un cazo con agua los huevos junto con una pizca de sal y lleva a ebullición. Deja que cuezan durante diez minutos y después escúrrelos y refresca con agua fría. Pela y pica los ajos y el perejil. Pela las hortalizas y elimina las semillas de los pimientos para después cortarlos en tiras. Coloca éstas sobre un plato y salpiméntalas. Espolvorea con el perejil y el ajo por encima y condimenta con un poco de aceite y unas gotitas de vinagre.

Pela los huevos ya cocidos y mézclalos con los pimientos. Reparte en los platos la ensalada. Para finalizar dora los chipirones durante dos o tres minutos por cada lado en un poco de aceite. Salpiméntalos y colócalos encima de la ensalada antes de servir.

Pimientos verdes rellenos de bacalao

Ingredientes para cuatro personas:

  • 150 gramos de bacalao desalado
  • Ocho colas de langostinos peladas
  • Una cebolla
  • Un vaso de salsa de tomate
  • Dos tazas de bechamel
  • Tres cucharas de queso rallado
  • Aceite, sal y pimienta

Precalienta el horno a 180 grados y mientras ve pelando la cebolla, picándola finamente y sofriéndola despacio en una sartén con un chorro de aceite. Desmenuza el bacalao y añádelo a la sartén junto con la cebolla y rehoga todo durante tres minutos más. Corta las colas de los langostinos en trozos pequeños e incorpora a la sartén también. Salpimenta todo y cocina durante dos minutos. Termina ligando todos los ingredientes con unas cucharas de la salsa bechamel.

Lava bien los pimientos y sécalos para hacerles un corte por su extremo más ancho y retirar las semillas y el pedúnculo. Rellena con la anterior preparación con la ayuda de una manga pastelera que tenga una boquilla grande preferiblemente. Si no es posible, puedes hacerlo con la ayuda de una cuchara o de cualquier otra cosa que se te ocurra.

Echa la salsa de tomate en cuatro cazuelas pequeñas y refractarias y coloca encima de ésta los pimientos. Cubre con el resto de la salsa bechamel. Espolvorea después con un poco de queso rallado y cuece en el horno durante unos veinte minutos o hasta que compruebes que los pimientos están dorados. Sirve rápidamente.

A %d blogueros les gusta esto: