Recetas de Semana Santa

En estas fechas existen platos tan típicos como el potaje de bacalao y garbanzos o las torrijas que hacen las delicias de toda la familia. Descubre la forma más sencilla de prepararlos y ¡a disfrutar! Recetas de Semana Santa

Potaje de bacalao y garbanzos

Los ingredientes que vas a necesitar son los siguientes:

  • 250 gramos de garbanzos
  • 1 kilo de patatas
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 4 cucharas de arroz
  • 100 gramos de bacalao previamente desalado
  • 1 vasito de aceite
  • 1 cuchara de pimentón
  • Espinacas, acelgas o grelos, a elección
  • Una pizca de sal

Los garbanzos deben ponerse en remojo la noche anterior a la preparación del potaje y en el momento de la preparación escurrirlos muy bien antes de pasarlos a una olla que sea bastante grande con agua abundante. Hay que dejar que cuezan a fuego medio y cuando estén a media cocción, se agregan las patatas peladas, limpias y desgajadas, junto con el arroz y la verdura lavada y en trozos muy pequeños. Por último se añade el bacalao desmigado.

Aparte en una sartén con un poco de aceite se ponen a pochar los ajos previamente laminados y la cebolla. Cuando la cebolla ya esté transparente, se retira la sartén del fuego y se agrega el pimentón sin dejar de remover. El resultado se agrega al potaje y se deja cocer todo hasta que las patatas se encuentren casi deshechas. Si lo deseas puedes añadir un huevo duro cortado en dados antes se servir.

Torrijas

Ingredientes necesarios:

  • Pan de torrijas o pan normal de un par de días antes
  • 1 litro de leche
  • 100 gramos de azúcar
  • 2 ramas de canela
  • 1 corteza de limón
  • Un poco de aceite de oliva
  • Tres huevos batidos

Se corta el pan en rebanadas de aproximadamente un dedo de grosor. Se va calentando la leche y se añade el azúcar, la corteza de limón y las ramas de canela. Se deja enfriar esta preparación.

Mientras tanto se baten los huevos y se pone a calentar el aceite en una sartén. Se van sumergiendo cada una de las rebanadas del pan en la leche hasta que estén bien empapadas y se pasan posteriormente por el huevo para terminar friéndolas.

Cuando ya estén bien doradas, se sacan y se escurren sobre un plato con papel absorbente para eliminar el aceite que sobre. Se coloca el azúcar sobre un bol y se añaden un par de cucharas de canela en polvo. Se rebozan bien las torrijas sobre esta mezcla y se colocan sobre una fuente listas para comer. Un consejo, al día siguiente saben mucho mejor ya habrán conseguido “sudar” todo su almíbar.

Si quieres variar un poco el sabor de las típicas torrijas puedes empaparlas en lugar de en leche en un vino blanco dulce como por ejemplo un moscatel o en un almíbar elaborado con azúcar y con agua.

También hay personas que añaden a la leche un poco de anís, de coñac o de licor de café para darles un toque más exquisito.

 

A %d blogueros les gusta esto: