Cómo te beneficia andar: minuto a minuto

Descubre cada uno de los beneficios que te proporciona darte una buena caminata dependiendo del minuto en que te encuentres, es decir desde el minuto 0 hasta el minuto 60, ya que éste es el tiempo que se recomienda caminar. Cómo te beneficia andar: minuto a minuto

Los primeros segundos

Apenas empieces a andar, en el organismo se van liberando unas sustancias que te ayudan a producir más energía en tus células y cuya misión es proporcionar todo el “combustible” necesario para hacer frente a la caminata.

Desde el minuto 1 al minuto 5

Las pulsaciones del corazón se acelerarán hasta los setenta o incluso los cien latidos por minuto, estimulando el calentamiento muscular y el flujo sanguíneo. Por su parte las articulaciones liberarán un fluido lubricante que te ayudará a que te muevas con mayor facilidad. Según te vayas desplazando, el cuerpo irá quemando cinco calorías por minuto, unas cinco veces más de las que quemaría si estuvieras en reposo. Cómo necesitarás más “combustible” para poder mantener este ritmo, se comenzarán a consumir los carbohidratos y las reservas de grasas.

Desde el minuto seis al minuto diez

La frecuencia cardíaca irá aumentando hasta llegara a los 140 latidos por minuto y comenzarás a quemar unas seis calorías por cada sesenta segundos según vayas acelerando el paso. La pequeña elevación de la presión sanguínea se va a contrarrestar con la liberación dentro del torrente sanguíneo de una serie de sustancias de tipo bioquímico que expandirán tus vasos y permitiendo de esta manera que llegue más oxígeno y sangre a los músculos.

Desde el minuto once al minuto veinte

La temperatura corporal se seguirá elevando y comenzarás a transpirar ya que los vasos sanguíneos que se encuentran cerca de la piel se expanden para lograr liberar el calor que el cuerpo irá generando. Caminando más rápido se comenzará a quemar más de siete minutos al minuto y a respirar con una mayor intensidad. También se elevarán algunas hormonas como el glucagón y la epinefrina que aportarán una mayor cantidad de combustible a los músculos.

Desde el minuto veintiuno al minuto cuarenta y cinco

Te sentirás más revigorizada y comenzarás a relajarte según tu cuerpo vaya liberando la tensión en parte debido a la presencia creciente de endorfinas en el cerebro y en la sangre que además de producir placer, reducen el dolor. Cuánta más grasa vayas quemando, más irán bajando los niveles de insulina en sangre, hormona que ayuda a que se acumule grasa en el cuerpo. Así podrás prevenir la diabetes y controlar el exceso de peso.

Desde el minuto cuarenta y seis al minuto sesenta

Ahora los músculos pueden sentirse algo fatigados ya que estará consumiendo las reservas de carbohidratos. Según te vayas enfriando, el ritmo cardíaco disminuirá y la respiración se desacelerará. Comenzarás a quemar menos cantidad de calorías pero aun así la tasa de gasto calórico seguirá siendo superior a la que tienes estando en reposo y permanecerá así durante más de una hora después de que hayas acabado de caminar.

A %d blogueros les gusta esto: