Dolor al hacer el amor. Parte II

Hacer el amor es un acto en el cual, además de compartir sentimientos y pasión, se experimenta de un placer sin igual. Sin embargo, no siempre se tiene satisfacción, en ocasiones esta práctica se torna dolorosa, dejando malestar tanto emocional como físico. Dolor al hacer el amor. Parte II Otro factor muy influyente para la falta de lubricación pueden ser los cambios hormonales: Las mujeres experimentan cambios constantes en sus niveles hormonales los cuales dan paso a periodos de ovulación y menstruación por ejemplo. Estas variantes afectan la lubricación natural, lo mismo que pasa en mujeres maduras cuyo nivel de estrógenos ha disminuido considerablemente, para cuyos casos una buena opción es el apoyo de lubricantes a base de agua.

Infecciones vaginales: Cuando el dolor va más allá de la falta de lubricación y se convierte también en un malestar interno, cambio de olor o secreciones, es hora de acudir al médico, en estos casos lo mejor es suspender el acto sexual o hacerlo con preservativo, sin embargo cuando está presente una infección, la humedad femenina se verá afectada creando dolor.

De igual forma, cuando la mujer es sometida a un tratamiento fuerte, hay medicamentos que al instante eliminan la infección pero dejan expuestas las paredes vaginales, lo que se traduce en irritación y dolor. Cuando este sea el problema existen tratamientos reconstructivos y protectores, nuevamente la recomendación es abstenerse hasta que el cuerpo sane por completo.

Que el placer se traduzca en dolor, también puede deberse a la diferencia notoria entre los cuerpos de la pareja, si la mujer es muy estrecha y el hombre cuenta con un pene grande puede llegar a lastimarla por más lubricada o excitada que se encuentre. Para parejas que se encuentran en esta categoría pueden intentar experimentando posiciones donde la penetración profunda sea evitada, optando por aquellas posiciones en que el mismo cuerpo funciona como barrera, por ejemplo con la posición de cucharita o con el hombre sobre la mujer; también el hombre debe tener mucha consideración por su mujer, y penetrarla con cuidado y hasta a donde ella le sea placentero.

Otro factor que muy pocas veces es considerado se trata de la inflamación normal que la mujer experimenta en cierto periodo del mes, cuando la ovulación se lleva a cabo, así como los días posteriores llegando hasta el momento de la menstruación. El cuerpo femenino se puede ver inflamado en la zona del vientre, y cuando la inflamación es notoria puede ser un factor causante del dolor a la hora de hacer el amor, en cuyo caso se puede evitar el acto o bien realizarlo de manera suave y calma.

Como se puede apreciar, el cuerpo femenino puede verse sometido a más factores que le afecten sin tener que deberse a un problema severo, por el contrario si un hombre experimenta dolor en la relación lo mejor será acudir al médico. Cuando la pareja tiene la confianza y el privilegio de conocerse, la comunicación es lo más importante, cabe destacar que el placer debe ser de ambos en todo momento.

A %d blogueros les gusta esto: