Emociones secretas de las mujeres

Muchas mujeres viven diferentes situaciones a lo largo de su vida, lo que les genera emociones de diversos tipos y por lo general no son positivas. Al verse agredidas, atacadas o sentirse feas, pueden desarrollar episodios de estrés, miedo y ansiedad. Emociones secretas de las mujeres Son muchos hechos, situaciones, sentimientos e impactos a los que se tienen que ver expuesta una mujer a lo largo de su vida, y es precisamente todo esto, lo que genera o mejor, desencadena, un sin número de emociones que pueden ser tomadas como peligrosas o dañinas. Afortunadamente se presentan pocas veces, se pueden controlar después de un momento de rabia o no representan un daño a los demás. 

– Aunque no quiere decir que vayan a hacer nada malo, muchas mujeres sienten rabia acompañada de instintos asesinos cuando reciben piropos o coqueteos de manera grosera, morbosa o con los que se sienten atacadas y abusadas, así no sean tocadas. A veces solo con miradas o con un par de palabras, pueden sentiré totalmente violentadas y solo su rostro o sus ojos, pueden reflejar el mal genio que en ese momento las inunda. Sabe que no puede hacer nada contra estos hombres molestos, pero en su mente se imagina miles de cosas que la hacen sentir mejor.

– La desesperación es común en la mayoría y se da por factores que se viven día a día en la ciudad, por ejemplo, el trancón de las mañanas mientras se va al trabajo, que preciso se le derrame el chocolate o el café en la ropa cuando tiene afán de irse, que se le dañe la cremallera de la falda o el pantalón o que justamente se vaya la luz cuando está terminando alguna tarea o trabajo. Cuando no se sabe controlar, ésta desesperación genera episodios de estrés y al vivirse todos los días, el riesgo de estrés crónico es mayor. 

– La envidia puede ser el pan de cada día, pues sienten envidia por la mujer que es mas bonita, la que es mal alta, la que tiene un look más fresco y llamativo, la que tiene un mejor trabajo o quizá tiene auto. Sienten envidia por aquellas que tienen el cabello rizado o cuya sonrisa impacta más a quienes la rodean. Hasta la personalidad puede ser un aspecto para envidiar, porque por lo general, tienen esta emoción por aquellas que tienen facilidad para socializar con los demás, que pueden hablar de lo que sea y que no se aburren o quieren salir corriendo cuando acaban de conocer a otras personas. 

– Ligada a la anterior emoción esta la inferioridad, ese miedo se sentirse menos que las demás, de que no son tan llamativas ni física ni emocional o intelectualmente. Es así como nacen los problemas de autoestima y algunos, deben ser tratados con urgencia, porque se convierten en traumas y más, cuando la sociedad los alimenta. 

– El miedo también es algo que sienten a menudo, pues al recibir conqueteos o palabras lindas de un hombre que ven en el transporte o en una calle, puede llegar a robarla o querer hacerle daño. Muchas veces pueden ser hombres sinceros, pero siempre es mejor prevenir sin necesidad de obsesionarse de que todo el mundo le hará daño.

A %d blogueros les gusta esto: