Ideas para decorar nuestra casa con un aire más divertido

Cuando llega el buen tiempo, de igual manera que renovamos nuestro armario para sacar las prendas del verano y lucir ropa con mucho más color, también nos apetece cambiar la decoración de nuestra casa. Con algunas sencillas y divertidas ideas, conseguiremos cambiar el look de nuestro hogar sin necesidad de sacar el monedero. Ideas para decorar nuestra casa con un aire más divertido

Colchas convertidas en cortinas

Es muy probable que por casa nos encontremos con colchas viejas que no utilizamos y que ya no nos gustan para vestir nuestras camas. En este caso podemos colgarlas en las barras de las cortinas y utilizarlas como tal. Para eso solo tendremos que ponerlas a modo de un cortinón en un solo lateral para que nos filtre la luz de sol tan intensa en verano y conseguiremos darle un aire muy original al lugar donde las coloquemos.

Una luz más tamizada

En los dormitorios podremos conseguir un ambiente mucho más íntimo si probamos a recubrir las lámparas que se encuentran en ellos con una falda de tul por ejemplo. Podemos escoger entre tules blancos o de diferentes colores dependiendo del ambiente que pretendamos conseguir. Para ello solo bastará con que sobrehilemos un frunce donde podamos meter una goma elástica fina para conseguir que la parte de arriba se ajuste perfectamente a la lámpara. Resulta ideal para las habitaciones de nuestras hijas.

Grafitear los espejos

Seguro que no existe una casa en la que no haya ni un solo espejo, ya sea en el baño, en el hall o en las habitaciones. Si queremos darle un toque especial a cualquiera de ellos no tenemos más que conseguir un poco de pintura especial para ello y que se puede encontrar en cualquier tienda especializada en bricolaje y escribir por ejemplo un mensaje positivo que podamos recordar cada día al reflejarnos en él. También podemos utilizar una barra de labios para borrarlo y escribir cualquier otra cosa cuando lo deseemos. El resultado resulta muy, pero que muy femenino.

Maletas convertidas en mesillas

Si en casa tenemos algún juego de maletas que sea antiguo y que ya no usemos por ser incómodas o demasiado pesadas de trasladar, podemos apilarlas y convertirlas en un juego de mesillas. No es necesario que sean todas iguales, podemos mezclar tamaños y colores y por ende, las podremos utilizar para almacenar toallas, sábanas o cualquier otro objeto que consideremos y que no usemos a diario.

Barras y baldas en lugar de los armarios

Si no tenemos armarios empotrados o solamente queremos ampliar nuestro espacio para almacenar ropa, podemos optar por colocar burros de acero o baldas en la pared, de igual manera que se hace en las tiendas de ropa. El único problema es que toda la ropa quedará a la vista, por lo que si la ordenamos por colores, conseguiremos que todo resulte mucho más armónico a la vez que organizado.

En cualquier caso la clave para todo esto está en mirar y volver a mirar objetos que prácticamente tengamos abandonados en casa o que tenemos guardados en el trastero para poder darle otro tipo de usos. Simplemente hay que tener los ojos bien abiertos para ver las diferentes posibilidades que en un principio parecían inexistentes y con las que conseguiremos una nueva decoración en el hogar.

A %d blogueros les gusta esto: