Labios en medio del fuego

Los fuegos o herpes en los labios son infecciones generadas por un virus que ocasionan dolor, ardor y en ocasiones sangrado. Aunque en su primera fase no genera peligro alguno, si no es tratada adecuadamente puede generar infecciones en toda la piel. Labios en medio del fuego Los herpes labiales u orales son ulceraciones o pequeñas ampollas generalmente dolorosas y se generan por infección o altas temperaturas corporales. También son llamadas fuegos. Es generada por el virus del herpes y presenta varios niveles, según el sistema inmunológico de cada persona, pero según las estadísticas la mayoría de ellas la presenta antes de los 20 años. Aunque en su etapa inicial no es peligrosa, es muy  dolorosa, puede producir sangrado y en muchas ocasiones, después de sanarse,  vuelve a aparecer en el mismo lugar.
Este tipo de herpes es contagioso ya sea directamente por medio de besos o contacto físico, o indirecto por medio de cuchillas de afeitar, cucharas, toallas u otros elementos que se puedan compartir.  En ocasiones el contacto por sexo oral de la boca con las partes íntimas, puede producir un esparcimiento de la enfermedad a esas zonas o viceversa, por eso cuando una persona sufra de ello, debe evitar la práctica de este tipo de sexo.

Síntomas comunes

Los signos de estar afectado aparecen de dos a tres semanas después de estar en contacto con la persona afectada, en donde se perciben unas erupciones o ampollas distribuidas en grandes cantidades y que pueden permanecer alrededor de 5 a 7 días y después secarse, dejando una especie de costra que no debe ser molestada, pues sangrara y dolerá aun más. Hay que cuidar esto último al momento del baño y secado del rostro, pues accidentalmente puede arrancarse. Si esto pasa mu y seguido, puede generar una mancha del tamaño del fuego como cicatriz.

Pueden aparecer en los labios, la boca y las encías ampollas de diversos tamaños y que contienen un líquido amarillo. El presentar fiebre puede ser repetitivo en algunos casos. Cuando van a nacer y sin aun manifestarse las ampollas, suelen presentarse picazón alrededor de la boca, un ardor en la boca o un hormigueo en zonas cercanas a la misma. También pueden manifestarse signos como dolor de garganta, fiebre, amígdalas inflamadas y alimentación dolorosa al pasar. Lo que desencadena la aparición de ampollas puede ser el periodo menstrual, la exposición al sol por mucho tiempo, fiebre y estrés.

Cuidados y tratamientos

Según recomendación médica, lo más aconsejable es lavarla con agua y jabón antiséptico, además de complementar el tratamiento con medicamentos antivirales ya sea orales o en tópicos, para reducir síntomas y dolor. Hay que tener claro que el herpes no es curado, solo tratado para controlar sus síntomas.  Generalmente no aparecen factores de riesgo en el tipo I de la enfermedad, pero s se extiende de manera incontrolable y sobre todo cerca a los ojos, puede ser peligroso y hay que acudir de inmediato al médico para un tratamiento aun más fuerte.

A veces puede haber complicaciones, como una infección ocular que causa ceguera,  nueva aparición de ampollas pero en mayor cantidad y tamaño, infección en la piel gracias a bacterias u otro tipo de infecciones debido a la deficiencia del sistema inmunológico. 

A %d blogueros les gusta esto: