Piernas preciosas y sin varices

aUno de los males peores de las piernas son las varices y suelen comenzar con un hormigueo, tirantez e hinchazón en las piernas, a los que no se suele hacer caso. Para prevenirlos lo conveniente es llevar una dieta sana, hacer ejercicio, realizarse masajes y aplicarse habitualmente productos específicos para ello.

Y es que las piernas tienen que mostrarse tonificadas, modeladas y ligeras, pero principalmente sin marcas, y ese papel protagonista lo tienen las varices, ya que cuando el problema se agrava hay que recurrir a la cirugía para poder eliminarlas. Pero antes de llegar a eso puede recurrirse a otros métodos de atajo y prevención de estas temidas varices. A continuación te explicamos algunos tratamientos que pueden ayudarte con este problema.

Láser

Para las varices más pequeñas se suele utilizar láser, un tratamiento que es indoloro y que no necesita de anestesia. Este tratamiento actúa quemando los vasitos que forman estas lesiones, sin dañar ningún tejido adyacente. El mismo cuerpo se encargará de ir barriendo los restos de las quemaduras así como de blanquear la zona que se ha tratado. El número de sesiones que se necesita dependerá de la severidad de dicha lesión, pero aproximadamente en cuatro o seis sesiones se puede solucionar.

Escleroterapia

El láser no puede aplicarse en todos los casos para cerrar las venas que están perjudicadas, aunque tampoco significa que haya que recurrir a la cirugía para ello, ya que con la escleroterapia con espuma se logran cerrar las venas dañadas en las que los capilares ya se han hecho patentes.

Para ello se inyecta, bajo control ecográfico, un medicamento que actúa solamente en las zonas que se necesite para que no afecte a las venas que están sanas. Se realiza de una manera ambulatoria y no necesita tampoco anestesia. Es importante la valoración de un doctor antes de comenzarlo.

Se recomienda no realizar el tratamiento durante los meses de más calor, ya que éste acentúa el cansancio en las piernas y los dolores que se encuentran asociados a este tipo de problema.

Microespuma

Este tipo de tratamiento se basa en la utilización de unos gases de sencilla solubilidad en la sangre y por consiguiente, totalmente inocuos, convirtiéndole en un tratamiento muy efectivo y que se puede aplicar a todo tipo de varices, de cualquier localización y de cualquier tamaño.

En el momento de inyectarla se provoca una inflamación controlada de las varices, que van desapareciendo poco a poco. El procedimiento que se utiliza es capaza de eliminar las varices grandes sin necesidad de recurrir al quirófano, así como las malformaciones venosas o las úlceras, incluso las arañas vasculares. Este tipo de tratamiento es ambulatorio y no requiere ni reposo posterior ni anestesia, por lo que el paciente puede retomar su actividad diaria inmediatamente con total normalidad.

A %d blogueros les gusta esto: