Osteoporosis; ¿Cuándo comenzar a cuidarse?

No es sólo un problema de personas mayores. El consumo de lácteos y la actividad física son los mejores aliados para prevenirla; pero hay que comenzar a actuar ya. Osteoporosis; ¿Cuándo comenzar a cuidarse? ¿Qué es la osteoporosis?
Es una enfermedad de los huesos. Su principal característica es que tanto la densidad como la calidad de los huesos se ven afectadas, lo que produce una mayor fragilidad. Por lo tanto, se corren muchos mas riesgos de fracturas con algunos movimientos que en el resto de las personas con huesos normales, como la fractura de radio o la de muñeca que se dan a partir de un simple tropiezo. En el 50 por ciento de los casos son asintomáticos, o sea que muchos tienen fracturas vertebrales y no lo saben, por eso son tan importantes los estudios.

¿Y por qué se da este fenómeno?
Uno renueva su esqueleto cada diez años, es un tejido vivo continuo, pero luego de la menopausia, ya en la adultez, se destruyen tanto los huesos que aunque se vuelva a reconstruir no alcanza a cubrirlo, entonces comienzan a disminuir las clavículas óseas, se rompen. Hay tanta reabsorción que la formación de hueso no alcanza.

¿Cómo se detecta?
Hay dos tipos, uno viene por genética, por lo que personas con antecedentes de osteoporosis en sus familias tienen que prestar mayor atención a las alertas, y la otra es la post menopaúsica. En ambos casos deben consultar a un especialista.

¿Qué especialistas tratan el tema?
Los osteólogos, endocrinólogos y reumatólogos pueden detectar fácilmente casos de osteoporosis.

¿Quiénes son mas propensos a padecerla?
Sin dudas, ataca mucho mas a las mujeres porque a partir de los 50 años disminuye hasta el 35 o 50 por ciento su masa ósea. En esta etapa, los primeros cinco o diez años post menopausia se produce una perdida muy rápida y se convierte en un momento ideal para consultar. En casos que además carguen con factores de riesgo deben consultar incluso antes.

¿Cuáles son esos factores de riesgo?
Los trastornos de conducta alimentaria; ser muy delgadas; el haber tenido fracturas osteoporósicas (aumenta de 3 a 7 veces las posibilidades de fracturas futuras y si sufrió fractura vertebral, aumenta la posibilidad de tenerla al próximo año); tener una menopausia temprana (la precoz es antes de los 40 años, la temprana antes de los 45) y utilizar corticoides.

¿Cuáles suelen ser los huesos más afectados?
La fractura de cadera es el gran cuco de la osteoporosis. Aumenta exponencialmente a partir de los 70 años y según estudios realizados, la relación hombre-mujer es 3 a 1 pero la fractura de muñeca es la primera en aparecer, alrededor de los 50 años. Luego siguen las vertebrales y las de columna, que van aumentando los riesgos con los años.

¿Cómo se estudia?
Hay tres puntos importantes:
1. Una muy buena historia clínica para poder evaluar factores de riesgo.
2. Un estudio de laboratorio porque por esta vía uno puede diferenciar si es una osteoporosis menopaúsica primaria o si hay causas secundarias (como un calcio bajo o un hemograma alterado que nos puede orientar para enfermedades celiacas, alteraciones en las hormonas tiroideas o niveles muy bajos de vitaminas).
3. Una radiografía de columna, puesto que las fracturas vertebrales solo se detectan por esta vía. Hay otro paso importante y es la densitometría ósea, un estudio fundamental de columna y cadera porque nos da un parámetro general que quizás no se vio en el resto de los estudios y arroja si la paciente solo requiere hábitos y control o un tratamiento.

¿Cómo es el tratamiento?
Por empezar todas los pacientes deben tener una mejora de hábitos. Los que requieren tratamiento específico, además de incorporar ejercicios físicos, la ingesta de calcio, tener un buen nivel de vitamina D, requieren medicaciones que disminuyen el riesgo de fractura en un 50 y 70 por ciento. No se les puede asegurar a los pacientes que no se volverán a fracturar, pero si que cumpliendo ésto y algunos cuidados se puede prevenir. Hay medicamentos antireforzivos o anticatabólicos que paran al osteoplasto (una especie de «pacman» que come huesos) y equilibran el esqueleto.

¿Los medicamentos son accesibles económicamente?
Los clásicos si, además de tomarlo a diario se pasó a tomarlos mensualmente, lo que los hace no solo accesibles sino que también más prácticos, tienen obras sociales los tienen contemplados en las cartillas. Hay medicamentos que se aplican intravenosos, una vez al año o cada tres meses pero esto ya se aplica de acuerdo al caso de cada paciente.

¿Afecta a la vida diaria?
En realidad se ven limitadas debido a que su capacidad de movimiento se reduce. Una persona con esta enfermedad corre riesgos que parecen absurdos para el resto de las personas pero que son muy importantes para tener en cuenta. Por eso se insiste tanto con la prevención de las caídas.

¿Qué tipo de actividades se recomiendan para la prevención?
Lo importante es la actividad de carga, que el esqueleto sienta que hay un peso. Así como la natación o la bicicleta son buenas para la artrosis y las afecciones cardiovasculares, no estimulan los huesos porque no hay gravedad. En estos casos se recomienda la caminata, una gimnasia suave, tai chi (mejora los reflejos y disminuye la incidencia de caídas), el baile. La persona tiene que hacer algo que disfrute así no lo abandona. Hay que tener cuidado con el yoga y las posiciones raras. Lo importante es que se muevan.

¿A partir de qué edad se comienzan a correr riesgos?
La mujer que no tiene factores de riesgo aparejados, es propensa a la osteoporosis a partir de la menopausia. Los hombres tienen mayor esqueleto y por lo tanto lo sufren menos. Entre los 20 y los 30 años se produce el pico de masa ósea, es como la cantidad de capital a perder por lo tanto los que arrancan con baja masa ósea tendrán mayores complicaciones.

A %d blogueros les gusta esto: