Una mesa convertida en parchís

En la manualidad de hoy elaboraremos un parchís en aquella mesa que siempre hemos querido reparar y nunca hemos encontrado el momento o, simplemente, no veíamos la utilidad de hacerlo porque ni tan sólo sabíamos donde ponerla luego. Una mesa convertida en parchís Ahora, una vez reparada, la podemos dejar en algún lugar que tengamos destinado para juegos o cualquier otro que nos parezca oportuno.

Como siempre, vamos a utilizar en muestra manualidad materiales reciclados, para aprovechar al máximo todos los objetos que a primera vista no nos hacen falta.

Materiales para su elaboración:

–    Tapones de botellas
–    Pinturas acrílicas de color (verde, azul, rojo, negro, blanco y amarillo)
–    Pincel
–    Mesa
–    Lija
–    Regla
–    Lápiz
–    Celo o cinta de embalar
–    Caja pequeña
–    Pegamento

Manos a la obra:

1)    Vamos a preparar la mesa, para lo que, en primer lugar, lijaremos la superficie, si consideramos que es necesario para después darle una mano de blanco.
2)    Elegimos el blanco en primer lugar, para que el resto de colores agarren perfectamente a la madera.
3)    Ahora vamos a trazar el parchís con la regla y dibujando todas las casillas del juego. Usa como modelo cualquier parchís que tengas, y haz el dibujo a conciencia, tomando bien las medidas para que todas las casillas sean iguales.
4)    Una vez trazado el juego, pintaremos el contorno de las casillas de negro y, cuando esté seco, pintaremos dentro de las casillas del color que les toque a cada una de ellas.
5)    Para las piezas te aconsejamos que utilices tapones de botellas, (aunque puedes utilizar chapas o alguna pieza similar) y que los pintes del color del juego, es decir, Amarillo, azul, rojo y verde. Ya sabes que son cuatro fichas por jugador.
6)    Para elaborar el dado te aconsejamos que te hagas con una caja de cartón totalmente cuadrada, la cierras bien con la cinta de embalar y la pintas de blanco.Ya sabes que debes poner en las caras del dado los siguientes puntos, 1-2, 3-4 y 5-6. Estos puntos los puedes pintar de negro.

Y ya tenemos nuestro tablero de parchís, listo para jugar.

A %d blogueros les gusta esto: