Adelgaza sin renunciar a los snacks

Si eres de esas mujeres a las que le pierden los aperitivos salados como las patatas fritas o las aceitunas, seguro que esta dieta te dará lo que tu cuerpo necesita pero sin aportar sodio extra a tu organismo ni calorías de más. Adelgaza sin renunciar a los snacks

Aprende a identificar las situaciones de mayor riesgo

Si normalmente te apetecen cosas saladas puede que se deba a algún tipo de problema en tu organismo como por ejemplo que tengas la tensión arterial baja lo que te empujará al picoteo de cosas saladas entre horas. Si ves que no puedes evitarlo, en vez de optar por tomarte unas patatas fritas por ejemplo, prepárate un tomate aliñado con sal y aceite de oliva, que no contiene más de ochenta calorías.

Si tienes falta de oligoelementos también es probable que se te despierten esas ansias de comer salado, así como ciertas costumbres familiares que hayas podido ir adquiriendo a lo largo de los años, como un abuso de salazones o aliños excesivos y que te van a exigir buscar sabores más fuertes.

Si este es el caso, elimina los acompañamientos que resulten demasiado calóricos. En vez de tomarte un bocadillo de jamón puedes tomarte la misma ración de dicho embutido pero sin pan y cambiar éste por un tomate natural cortado en rodajas.

Tu mayor peligro

Si eres una auténtica adicta a la sal, puedes optar por algunas de las siguientes estrategias para lograr controlarte.

Por ejemplo, si quieres adelgazar y sientes apetencia por las comidas saladas, intenta evitar aquellos alimentos que además de contener un exceso de sal, tienen muchas grasas y carbohidratos, ya que será una combinación explosiva, algo que sucede con las salsas, los fritos, las carnes grasas o las patatas fritas.

Además un aporte extra al organismo de sodio, provoca una retención de líquidos con lo que te hincharás y tu volumen aumentará. Para compensarlo tienes que beber mucha agua.

Prueba a sustituir esas patatas fritas por unos pepinillos en vinagre o las cortezas por unas cebollitas también en vinagre que solo te aportarán 32 calorías por cada 100 gramos.

Receta de tomates rellenos “salados”

Con esta receta se aporta tan solo 150 calorías por ración y los ingredientes que necesitas para cuatro personas son los siguientes:

  • Cuatro tomates
  • Cien gramos de guisantes
  • Una cebolla
  • Un cogollo de lechuga de Tudela
  • Ocho aceitunas verdes
  • Cuatro cucharas de aceite de oliva
  • Un limón
  • Un pepino

Pica la lechuga lavada en juliana muy fina y resérvala. Pela la cebolla y el pepino y pícalos en tacos muy pequeños. Lava los tomates y vacíalos. Su pulpa trocéala y resérvala. Pon a hervir los guisantes en agua con sal y déjalos enfriar. Mezcla las hortalizas con las aceitunas picadas y añade el aceite, el zumo de limón y la sal. Rellena con esta mezcla los tomates y sirve.  

Con esta receta conseguirás un riquísimo aperitivo que te servirá para saciar las ganas de picar entre horas y sin aportarte calorías de más. 

A %d blogueros les gusta esto: