Cambiando cabezas!

Si quieres verte renovada cada día, basta con recurrir a tu ingenio y creatividad para inventar nuevos peinados que te permitirán lucir como una diosa sin pasar por la peluquería. En esta nota, también te daremos algunos secretitos de belleza y recetas de máscaras naturales para que tu cabello luzca espléndido. Cambiando cabezas!

Varias veces hemos mencionado que resulta aburrido andar siempre con la misma apariencia, y entre las distintas posibilidades de “pequeños cambios” para no estar siempre iguales, una opción fácil y segura es el cambio de peinado. Además de cuidar el cabello para que no se resquebraje ni se reseque, es necesario cambiar su estilo de vez en cuando. Aquí te contamos los mejores trucos para renovarte, y lo mejor:

Sin gastar dinero! Pelo más sano:

  • Antes de acostarte: Separa el cabello en mechas y aplica en cada una de ellas unas gotas de aceite de ricino o almendras dulces, batida con una yema de huevo. Sostenlas con broches que no presionen demasiado el pelo (son ideales para esto los broches que se utilizan para sujetar los ruleros). Luego, cubre con una gorra plástica. A la mañana siguiente enjuaga bien y lava con un buen champú. Repite la operación por lo menos una vez a la semana. Sabemos que no suena para nada cómodo dormir con un engrudo en el cabello, pero te aseguramos que los resultados son totalmente recomendables.
  • Brillo en casa: Después del lavado y enjuague, aplica un chorrito de vinagre tratando de distribuirlo por todo el pelo. Este sencillo truco te dará un brillo especial. Luego de dejarlo actuar durante 30 minutos envolviendo la cabeza con una gorra de baño, enjuaga y vuelve a lavar. Si es necesario, aplica unas gotas de desenredante en las puntas.
  • Un plus de color: La renovación también puede pasar por el tono que elijas. Muchas veces, al color de pelo le falta intensidad. Por ejemplo un tono castaño, puede tornarse cobrizo o marrón chocolate con la sola aplicación de un champú color. Si decides aplicarlo en casa, para hacerlo correctamente debes de seguir las instrucciones del envase al pie de la letra. Si estás dispuesta a invertir, puedes ir a una peluquería a hacerte unas iluminaciones, que harán resaltar el color de tu cabello, al tiempo que le agregarán volumen visualmente pero segurán manteniendo el tono natural de tu cabello.

Ahora si, vamos con los peinados:

Aliados para tener a mano: Hebillas, brochecitos, invisibles, clips, vinchas y hasta las tradicionales peinetas pueden «cambiarte» la cabeza, haciéndola lucir más prolija y renovada. Otros infaltables son: la planchita, la buclera, variedad de peines y fijadores en spray, gel o cera.

Peinados simples en casa:

  • Raya zig zag: Para salir de la rutina puedes llevar al pelo suelto pero dividirlo al medio o al costado con una raya zig-zag. Se marca simplemente con la cola de un peine fino como si se dibujase un «relámpago».
  • Vincha: Otra buena opción y también muy de moda, es utilizar una vincha. Puedes recurrir a las clásicas rígidas, las elásticas simples o dobles, o a las tipo zig-zag que generan un efecto totalmente sofisticado en tu melena. Con flequillo, sin flequillo, suelto o recogido, y en lo posible con un “touch” de volumen en la parte posterior de la vincha, te darán un aire moderno y al mismo tiempo muy «lady». Totalmente recomendadas las vinchas dobles elásticas y con brillos para una noche a puro glamour.
  • Cola de caballo: Clásica y básica. Nunca pasa de moda. Para hacerla primero es necesario hacer un brushing para que el peinado quede prolijo. De la cola (previamente atada con una bandita elástica) se separa una mecha que se colocará enroscada sobre la bandita para taparla, y luego se engancha con un clip invisible, para hacer éste peinado más sofisticado. Dentro de este estilo de peinado hay dos opciones: una con las mechas y/o flequillo en el frente para un estilo mas casual, o si se desea algo sofisticado y prolijo a la vez, se sostiene completamente el pelo hacia atrás sin dejar cabellos sueltos. Las puntas de las mechas delanteras se pueden marcar con la bucleadora o con ruleros para dar un toque mas “naif”, y en caso de llevar todo el pelo hacia atrás es recomendable recurrir a algún gel o cera que fijen el peinado para que no quede desprolijo.
  • Trenza: Últimamente está también muy de moda la trenza “cocida”, que es aquella que sale desde la parte superior de nuestra cabeza, cuanto más cerca de la frente esté su nacimiento, mucho mejor. Hacerla es un poco complicado ya que se deben ir trenzando distintas mechas en simultáneo a lo largo que la trenza avanza a lo largo de la cabeza. Pídele ayuda a alguna amiga pare realizar éste peinado.
  • Torzadas: Siempre de moda. Recogiendo todo el pelo, la mitad o sólo una a cada lado, con ondas o lacios. Las torzadas han estado presentes en todas las tendencias de peinados a lo largo de los últimos años y es por una simple razón: son fáciles de hacer y quedan bien a todas. Para hacerlas basta con enroscar el (o los) mechones deseados y sujetarlos en su parte posterior con 1 o 2 invisibles.
  • Largo con rizos: Con la raya al medio, forma dos trenzas bien flojas y soténlas con invisibles del mismo color de pelo detrás de las orejas. Este peinado romántico se vuelve más sofisticado con el agregado de algunos brochecitos con forma de flores (que tan de moda vienen en la última temporada), mariposas o moñitos. Si tienen brillos, mejor.

Lacio, con ondas, con o sin flequillo, suelto o recogido, todo vale a la hora de cambiar nuestra cabeza. Éstas son tan solo unas pocas ideas de la enorme lista que hay para hacer peinados en casa. Es solo cuestión de practicar, tener paciencia y sobre todo: imaginación.

A %d blogueros les gusta esto: