Cómo conseguir unas uñas bonitas y fuertes

Una de cada tres mujeres es consciente que la zona del cuerpo que tiene más descuidada son sus manos, ya sea por contar con unas cutículas secas o unas uñas rotas y que llegan a deslucir el aspecto de éstas completamente. Con unos sencillos consejos, podremos lucir unas uñas impactantes, bien cuidadas y sanas. Cómo conseguir unas uñas bonitas y fuertes

Soluciones para cada problema

En el caso de contar con uñas quebradizas o frágiles, lo mejor que se puede hacer es utilizar un endurecedor que estimule la creación de queratina, material que proporciona a las uñas resistencia y fuerza. Si es habitual el uso de esmaltes de uñas, lo ideal es utilizar una laca que esté enriquecida con ceramidas, titanio o silicio que son algunos de los activos que más se utilizan para fortalecer las uñas más débiles.

Si sufrimos de uñas amarillentas, causadas generalmente por el uso de quitaesmaltes con acetona, por esmaltes muy oscuros o incluso por el consumo de tabaco, es recomendable utilizar una base blanqueadora de una manera habitual. En caso de que nos cueste prescindir de esmaltes oscuros, podemos aplicar primeramente una base protectora para el color.

Si el problema es tener unas uñas estriadas, existen productos que alisan y consiguen una gran uniformidad a la superficie de nuestra uña, gracias a sus compuestos, como proteínas de sea, polvo de nailon, etc. En cualquier caso, se debe prestar especial atención a las estrías en esta zona de la mano ya que unas estrías horizontales pueden ser síntoma de una déficit de zinc, mineral que se encuentra en el queso curado o en los frutos secos; mientras que si las estrías son verticales pueden delatar la falta de hierro que procede principalmente de los moluscos o la carne roja.

Cuidar las uñas con mimo

Algo que puede resultar tan simple y sencillo como limar las uñas, puede llegar a convertirse en una verdadera agresión para ellas, por lo que es muy importante utilizar una lima de vidrio templado o de cartón y realizar esta acción siempre en una sola dirección y con las uñas secas. Para sacarlas brillo, se puede utilizar un pulidor aunque no conviene abusar mucho de él.

Para mantener las cutículas en perfecto estado, se puede realizar un masaje con un ablandador y utilizar un exfoliante para uñas en el momento de hacer la manicura. Después de aplicarlos, se pueden retirar dichas cutículas con un palito de naranjo hacia atrás. Bajo ningún concepto deben cortarse, puesto lo único que conseguiremos es que aparezcan más fuertes y de una forma más desordenada.

El uso de lociones hidratantes perfectas para cuidar tanto las manos como las uñas, harán que ambas estén más protegidas a la vez que más brillantes y bonitas. Utilizar un corta uñas en vez de unas tijeras, siempre que las uñas tiendan a astillarse o a romperse en capas, es lo más aconsejable, eso sí, con la precaución de hacerlo después de una ducha, ya que el vapor procedente del agua las reblandece con lo que resulta mucho más sencillo y mucho menos dañino para las uñas esta simple acción. 

 

A %d blogueros les gusta esto: