Cocina light

Si quieres perder peso pero no deseas renunciar a la comida exquisita, empieza a utilizar tu imaginación para preparar unos deliciosos platos pero que sean ligeros y comienza a introducir una serie de cambios en tu alimentación para conseguirlo. Cocina light

Cocina llena de alimentos sanos

Pescado, nueces, aguacate, aceite de oliva y soja son alimentos que tienen grasas no saturadas que ayuda a nuestro corazón y a nuestros vasos sanguíneos. Disminuyen el colesterol conocido como “malo” o LDL e incluso aumenta el bueno o HDL. Los lácteos enteros, la carne roja y la mantequilla por otro lado contienen grasas saturadas que nos aumenta el riesgo de padecer enfermedades de tipo cardíaco y algunos cánceres. Si consumimos pescado al menos tres veces a la semana notaremos los beneficios en nuestro corazón de sus ácidos omega 3.

Eliminar los alimentos que contengan grasas trans

Estas grasas son formadas por un proceso conocido como hidrogenación por el que los aceites vegetales líquidos se consiguen transformar en grasas sólidas como por ejemplo la margarina. Las grasas sólidas, como están más saturadas, duran más y se quedan protegidas de la oxidación. Éstas se encuentran en los dulces, las galletas, la bollería y los pasteles y suele conocérselas como “grasas ocultas”, ya que no aparecen en las etiquetas de dichos productos. La manera de detectarlas es buscando en dichas etiquetas palabras entre sus ingredientes como “aceite hidrogenado”.

Preparar platos sanos y congelarlos

Si se tienen comidas listas se ahorrará mucho tiempo y es una manera buena de reducir estrés. Antes de congelarlas, se debe separar la comida en distintas raciones de manera que se tenga una comida o una cena preparada en cada uno de los recipientes.

Cambiar los granos refinados por los integrales

Los granos integrales cuentan con más ácido fólico, más fibra, magnesio, cobre, zinc, vitaminas E y B y docenas de fitoquímicos, por eso se deben elegir las pastas, los arroces, los panes y los cereales de tipo integral. Pero no hay que dejarse engañar por los colores, ya que el tono café no convierte a un alimento en integral.

Estos productos son muy ricos en fibras y hacen más fácil que se ingieran los 25 gramos que se necesitan al día para regular el tránsito intestinal y de esta manera combatir la formación de algunos tipos de cánceres.

Ensaladas sin aderezar

Una simple cucharada de vinagre puede llegar a contener hasta más de 100 calorías y normalmente se sirven de dos a cuatro cucharas por ensalada, algo que equivale a unas 200 ó 400 calorías. Si en vez de aderezar las ensaladas se sirve el aliño aparte, se ahorrarán muchas calorías. Otra de las opciones es pasarse a los aderezos light, que se preparan con mostaza y yogur desnatado por ejemplo, al que se puede añadir una cucharada de mayonesa light.

Buscar un lugar fijo a la hora de la comida

Picar un poco de comida en la cocina y otro poco en el salón o comedor es lo peor que se puede hacer si se quiere perder peso. Para ello se debe fijar una zona única para comer y no salirse de ella.

 

A %d blogueros les gusta esto: