Cómo conseguir que no se te dispare la tensión arterial

Son muchas las circunstancias en nuestra vida que hacen que en ocasiones tengamos la tensión arterial más elevada de lo normal sin que ello suponga que padecemos ninguna enfermedad crónica. Aprende como combatir la tensión alta con trucos muy naturales. Cómo conseguir que no se te dispare la tensión arterial

¿Qué es la tensión arterial?

Cuando la sangre circula por nuestras venas va presionando las paredes de las arterias. La tensión sistólica o máxima se da al bombear el corazón a la sangre, mientras que la diastólica o mínima es la que tiene lugar justo antes de que nuestro corazón vuelva a bombear, midiendo el grado de la resistencia vascular.

Los valores idóneos son de 120/60 mm/Hg siendo la primera cifra la máxima y la segunda la mínima. Unos valores superiores a 140/90 mm/Hg ya se puede considerar como hipertensión.

La dieta ideal para controlar la hipertensión

Para desayunar se recomienda consumir una infusión junto con dos piezas de fruta o un vaso de leche desnatada con una tostada de pan integral con aceite y sin sal y un zumo de arándanos.

A media mañana se debe tomar una cuchara de frutos secos y un plátano o una rebanada de pan con un poco de mermelada de arándanos dietética.

Para comer un caldo desgrasado y una ensalada o una verdura con una zanahoria y una patata. También se puede optar por tomar un cazo de legumbre dos veces por semana o pescado azul tres veces a la semana. Un plato de arroz con verduras puede ingerirse una vez a la semana y carne blanca o una parrillada de verduras con setas igualmente otra vez a la semana. Cualquiera que sea la opción elegida puede acompañarse de un poco de pan integral, una manaza, una pera asada o una rodaja de piña.

A media tarde se puede optar por consumir un yogur desnatado junto con un poco de pan untado con mermelada de arándanos light o incluso un bocadillo pequeño de jamón de York, eso sí, sin sal.

Para cenar algo de verduras y pescado blanco unas dos veces por semana o una taza de pasta en crudo que se puede aliñar con un diente de ajo y un tomate natural o algo de carne blanca una vez por semana. Si se prefiere se puede optar por una tortilla de un solo huevo una vez a la semana y de postre una naranja, una cuajada de arándanos o un poco de piña.

Nutrientes e infusiones

Para bajar la tensión nada mejor que una infusión de olivo, de espino blanco y de azahar a partes iguales, tomando dos tazas al día.

El magnesio por su parte evita la aparición de edemas, mejora el sistema cardiovascular y nervioso y relaja los músculos. Se pueden encontrar en los frutos secos, en los cereales, en la levadura y en el tofu.

El potasio equilibra todos los líquidos pudiendo encontrarlos en las zanahorias, en los cítricos, en las patatas, en las coles y en el aguacate.

A %d blogueros les gusta esto: