Hábitos que perjudican nuestra salud. Parte II

Descubre algunos de los hábitos que pueden llegar a boicotear tu salud y tu bienestar y la mejor manera de plantarles cara para que tu organismo en general pueda agradecértelo. Hábitos que perjudican nuestra salud. Parte II

Tragar pastillas sin líquido

Hacer esto puede llegar a tener consecuencias muy serias para la salud como por ejemplo la formación de úlceras, por lo que siempre hay que ingerir las pastillas con algo de líquido ya que ésta es la única manera de que pueda disgregarse todo su contenido además de hacer un efecto mucho más rápido. Para ello se debe esperar el momento adecuado en el que las pastillas puedan tomarse con un poco de líquido ya sea agua, zumos naturales o envasados o incluso leche, aunque debes tener en cuenta que ésta última en ocasiones interfiere con alguna serie de medicamentos.

Dejar los antibióticos “a medias”

¿Eres de esas personas que en cuanto se empiezan a notar una mejoría abandonan los antibióticos? En este caso te interesará saber que de esta manera se consigue que tengan un efecto sobre las bacterias prácticamente nulo ya que éstas solo se destruyen tras siete días con el tratamiento. Para evitarlo hay que ser constante y si presientes que va a ser imposible o que te puedes olvidar de tomarlos, consulta con el médico y seguramente optará por recetarte algún antibiótico de tres días de duración y con una sola dosis cada 24 horas.

Echarse la siesta muy larga

Está científicamente comprobado que la siesta tiene beneficios para la salud ya que reduce el estrés, mejora el rendimiento en el trabajo e incluso ayuda a favorecer la salud cardiovascular, pero si ésta es excesivamente larga puede llegar a provocar efectos contrarios. Por eso se deben programar siestas de entre 20 o 30 minutos como máximo y realizarlas en un lugar cómodo, lo más silencioso posible y con una temperatura adecuada.

Ingerir vitaminas por cuenta propia

Si recurres a tomar por tu cuenta suplementos vitamínicos cada vez que te encuentres cansada, puede resultar contraproducente pues muchos de ellos no son completamente inocuos. Así las vitaminas A, D, E y K pueden provocar problemas de salud si se toman en exceso. Es necesario consultar con el médico siempre antes de hacerlo e informarle de los antecedentes familiares, de los hábitos en la alimentación, etc. y equilibrar la dieta consumiendo más verduras y frutas para que no sea necesario recurrir a los suplementos.

Adelgazar eliminando los hidratos de carbono

Si se lleva una dieta en la que los hidratos de carbono se eliminen y se mantiene durante mucho tiempo, a la larga supone colesterol y grasas saturadas para el organismo, algo que puede resultar perjudicial para la salud. Así que en vez de eliminar este grupo de alimentos por completo, se pueden adoptar otras estrategias que tengan una base mucho más científica como por ejemplo comer una cantidad moderada de todo tipo de alimentos, hacer ejercicio, no saltarse ninguna comida, consumir pocas calorías, cocinar al vapor o a la plancha y reducir las grasas lo máximo posible.

A %d blogueros les gusta esto: