Cómo sacar partido a nuestros defectos. Parte I.

Aunque dicen que la belleza es el conjunto de numerosas imperfecciones, no tenemos porque llegar a odiar el tamaño de nuestra nariz o la forma de nuestros ojos ya que podemos llegar a transformarlos en nuestro punto fuerte con unos sencillos consejos. Cómo sacar partido a nuestros defectos. Parte I.

Cómo conseguir que unos labios finos resulten sexys

A pesar de que la mayoría de las mujeres se empeñan en lucir unos labios gruesos y que en muchas ocasiones llegan a ser antiestéticos, también son muchas las que aceptan sin ningún problema que su boca no llega a cumplir los cánones de la belleza que se espera hoy en día. En cualquier caso, para lucir unos labios bonitos,  debemos potenciar la luminosidad de nuestra tez e intentar lucir una piel muy fresca para que se convierta en el centro de atención dejando que los labios pasen a un segundo plano. Para esto, después de aplicarnos la crema hidratante, debemos trabajar el fondo del maquillaje en un tono exacto al de nuestra piel, terminando con un poco de colorete en la parte superior de nuestros pómulos.

Para corregir unos labios finos debemos sentarnos frente al espejo haciendo una mueca en la que hinchemos los labios para dibujar el contorno de éstos con un perfilador de labios de color nude, insistiendo sobre todo en el arco de cupido, es decir, el pico central de nuestro labio superior para después rellenarlos con un pincel con el que conseguiremos que dure el maquillaje durante más tiempo, aplicando un tono algo más claro en el centro del labio de arriba y un toque de gloss en el centro del labio inferior. De esta manera conseguiremos que parezcan mucho más carnosos intentando evitar los tonos oscuros que afinan la boca.

Estilizar un cuello corto

Si la naturaleza no nos ha dotado con un cuello de cisne, caminaremos con la cabeza bien alta y con el cuello muy estirado, como si tuviéramos un hilo imaginario que nos estuviera tirando todo el rato desde el cielo para comportarnos como si lo tuviéramos.

Meter tripa, apretar los glúteos, bajar los hombros y proyectar la cabeza hacia atrás ligeramente, conseguirá que rectifiquemos nuestra postura de igual manera que a la hora de andar, debemos conseguir que la alineación de nuestra columna sea perfecta por lo que debemos caminar con las palmas de la mano y los codos en la parte posterior de nuestra espalda  a la vez que intentamos juntar nuestros omóplatos. De esta manera no sólo conseguiremos sacar más pecho, sino que también estiraremos el cuello y mantendremos la cabeza más alta.

Para aquellas mujeres que tienen un cuello corto, es aconsejable que usen escotes con forma de V y collares lo más largos posibles, evitando el uso de gargantillas pegadas al cuello y que den muchas vueltas.

También es importante evitar los cabellos medios o largos ya que tan sólo conseguirán acortar más el cuello corto por lo que se aconseja llevar el pelo muy corto a las más atrevidas, con la nuca en forma de pico y jugando con los largos del flequillo y de las patillas. También es recomendable un cabello medio corto a ras de la mandíbula y ligeramente algo más largo en la zona posterior de la nuca.

A %d blogueros les gusta esto: