Cremas aromáticas, un producto con grandes beneficios para la piel

Es importante la aplicación diaria de cremas hidratantes para mantener la piel sana y saludable, pero existen múltiples beneficios que solo aportan las cremas aromatizadas. A continuación se presenta porque son tan recomendadas y especiales. Cremas aromáticas, un producto con grandes beneficios para la piel Tener una rutina diaria de hidratación es fundamental para otorgarle suavidad y elasticidad a la piel de todo el cuerpo. De manera que la piel debe ser hidratada por la ingesta de agua (al menos 8 vasos al día) y de forma directa a través de productos cosméticos, como lociones, leches y cremas. 
Lo ideal es humectar la piel unas tres veces al día, es decir, por la mañana, la tarde y la noche, con el objetivo de mantener constantemente la hidratación de la superficie de la piel. El hecho de utilizar cremas aromatizadas puede convertir a esta rutina en un momento más placentero para los sentidos, ya que brinda tanto bienestar corporal como emocional. 
Los aromas suelen tener efectos placenteros, siendo diferentes las sensaciones que se producen en cada persona. De hecho esta cualidad es utilizada por la aromaterapia, la cual brinda terapias naturales basadas en aceites extraídos de plantas medicinales y aromáticas con el fin de beneficiar la salud en varios aspectos. 

Aromas de acuerdo al gusto y la edad 
El perfume que sea elegido depende enteramente del gusto y la edad de la persona, esto se debe a que existen recuerdos y emociones que se evocan satisfactoriamente de acuerdo a ciertos aromas. Si bien existen fragancias que son elegidas por las mujeres jóvenes, y otras más clásicas que son elegidas por mujeres mayores, en términos generales los aromas de vainilla, frutales y florales son los selectos por la mayor cantidad de mujeres de todas las edades

Aromas de acuerdo a las estaciones 
Para el verano son recomendadas las fragancias frutales, especialmente las cítricas, ya que dan una intensa sensación de frescura. En cuanto a la primavera, es mejor elegir las fragancias florales, especialmente aquellas que estén integradas con vainilla, jazmín, lavanda o fresias, ya que darán una sensación emocional de calma y bienestar. Por otra parte, para el otoño y el invierno, lo ideal es elegir aromas amaderados, o bien aromas fuertes con fondos orientales, que darán mayor presencia al perfume y una gran sensación de bienestar en los tiempos de bajas temperaturas. 

Aromas nuevos 
Las nuevas combinaciones de fragancias corporales, han empezado a lanzar productos que integran aromas florales y frutales. También se pueden hallar perfumes que combinan cremas con la misma fragancia, lo cual es ideal si no se quieren mezclar los aromas. 

A %d blogueros les gusta esto: