Descubre las ventajas de madrugar

Son muchas las personas a las que madrugar les supone un gran esfuerzo aun llevando años haciéndolo. Si eres una de ellas descubre todos los beneficios que trae darse un madrugón para que te puedas motivar y disfrutes más al hacerlo. Descubre las ventajas de madrugar

Vas a mejorar el control del tiempo

Cuando una persona se levanta tarde es normal que después tenga que hacer todo corriendo y que las actividades a realizar queden mal hechas o incompletas, algo que suele general un enorme estrés. Si te decides a madrugar se tiene tiempo para hacer todo con mucha más tranquilidad y hacer todas esas cosas que se quieren hacer antes de salir del hogar, como darse un relajante baño, escoger la ropa, desayunar en familia, etc.

Además si te gusta realizar actividades para relajarte, como por ejemplo leer, por la mañana te resultarán mucho más placenteras ya que no habrá ningún ruido ni nadie que te moleste y tendrás la mente más tranquila y relajada y con todas las energías puestas en ello.

Igualmente al levantarse más tarde el desayuno suele ser reemplazado por una simple taza de café, pero si se madruga se puede realizar un desayuno con todas las calorías que el cuerpo necesita para comenzar el día bien. El desayuno perfecto debe contener fibras, minerales y grasas.

Realizar ejercicio siempre trae beneficios sea cual sea la hora a la que se realice, pero hacerlo nada más levantarse ayuda a acelerar el metabolismo y a agudizar la agilidad de la mente. Además a esas horas el cuerpo está bien descansado y preparado para realizar un esfuerzo físico.

Cómo convertirse en un madrugador

Ahora ya conoces los beneficios que te va a traer madrugar pero convertirlo en parte de la rutina diaria puede ser algo complicado, por eso te animamos a seguir los siguientes consejos para convertirte en una persona madrugadora.

Lo primero de todo necesitarás cambiar despacio tus hábitos en cuestión de dormir. Comienza levantándote diez minutos antes de lo habitual y acuéstate igualmente antes de lo que tengas por costumbre. Este proceso debes repetirlo día a día y deberás ir aumentando el tiempo hasta conseguir la hora perfecta para que puedas realizar todas las actividades con tranquilidad y tiempo.

Acostúmbrate a dejar el despertador lejos de tu alcance ya que muchas veces se llega tarde a un compromiso porque aunque el despertador sonó, inconscientemente lo has desactivado o se ha dejado esos cinco minutos más que luego se han convertido en otros cinco hasta que ya ha pasado demasiado tiempo. Apártate del despertador y convéncete que ha llegado la hora de empezar el día en el momento en que suena.

Siempre hay que pensar en positivo y no ver el madrugar como algo pesado o como una obligación, valorando todo lo que se puede hacer si se madruga, incluso aquellos hobbies que hace tanto tiempo que no puedes hacer porque no tienes tiempo para nada y que si te levantas antes de la cama, podrás realizar sin lugar a dudas.

A %d blogueros les gusta esto: