Dolencias femeninas: curas naturales y rápidas. Parte I.

La naturaleza nos ha obsequiado a las mujeres con unos privilegios únicos pero también con algunos males propios tan sólo de nosotras. Sólo una mujer sabe lo que son las molestias propias de ellas y lo incómodas y dolorosas que pueden llegar a ser. Dolencias femeninas: curas naturales y rápidas. Parte I.

Remedios para trastornos femeninos

Vamos a comenzar por algo que a las mujeres nos preocupa demasiado y son las dichosas arrugas que cuando empiezan a hacer su aparición, se convierten en una pesadilla para la mayoría de nosotras. En estos casos basta con mezclar en un poco de agua y almidón hasta formar una masa que se debe aplicar sobre la cara y dejarla actuar unos 10 minutos. Transcurrido ese tiempo se retira con agua. Otro remedio es introducir unas ramas de perejil en un vaso de agua con una rodaja de un limón. Se deja actuar durante 8 horas y pasado este tiempo se aplica sobre el rostro con un algodón hasta que se seca.

Para poner remedio a esos dichosos callos podemos preparar una cataplasma de arcilla que debe amasarse con mucho zumo de limón y otra preparada con un zumo de cebolla en crudo. En primer lugar aplicamos la de arcilla y de limón y dejamos actuar durante un par de horas para reemplazarla después por la de cebolla, pudiendo dejar alguna de ellas actuar durante toda la noche. Por la mañana se lava bien y se rebaja el callo con la ayuda de una lima especial. También es recomendable darse baños de agua caliente con mucha sal y dejarlos en remojo durante todo el tiempo posible. Esta operación debe repetirse hasta que se ablanden los callos.

En caso de sufrir un desmayo es aconsejable friccionar tanto las manos como las sienes de la persona que se ha desmayado con agua de colonia o agua de espliego así como  acercarle el frasco por debajo de la nariz. Una infusión de romero, de salvia o de menta piperina, endulzada con un poco de miel ayuda a una pronta recuperación. Para prevenir los desmayos en caso de que haya mareos o náuseas, debemos sentarnos y colocar la cabeza entre las dos rodillas para que la sangre llegue con más facilidad a nuestra cabeza, de igual manera que beber pequeños sorbos de agua o presionar con una uña la parte central de la parte más cercana del labio a la nariz, lo que hará que controlemos la tensión arterial.  

Infecciones vaginales

En el caso de padecer las molestas infecciones vaginales se debe preparar un vaso con medio yogur y media cuchara de canela en polvo y aplicar durante 5 noches seguida en la zona afectada. También se puede realizar un baño de la zona vaginal todas las mañanas, con una mezcla de vinagre y agua o un poco de yogur natural previamente diluido en agua. En estos casos es muy importante no utilizar papel higiénico con aromas o de colores y durante todo el tiempo que dure la infección y el tratamiento, se debe lavar la ropa interior con agua caliente y un poco de gel, evitando por completo los suavizantes.

A %d blogueros les gusta esto: