Debilidad no controlada

Muchas veces las mujeres experimentan sensaciones de cansancio y desaliento sin razón alguna, pero todo esto es debido a un trastorno llamado Astenia, originado por causas orgánicas o por estrés excesivo. Lo importante es controlarla a tiempo ya que puede alterar la normalidad en la vida de cualquier chica. Debilidad no controlada Este desaliento sin razón alguna, cansancio excesivo, falta de vitalidad para cualquier actividad, perdida de capacidades para trabajar o realizar cualquier actividad así sea agradable, es conocida como astenia.  Ciertamente no aparece después de realizar una actividad física muy fuerte, sino que se presenta cuando se realiza una actividad simple a lo largo del día. Es sumamente frecuente en mujeres y puede presentarse continuamente, incluso as no se haya hecho nada durante las 24 horas.

El problema es que no se puede diferenciar de la fatiga, pues los síntomas no desaparecen con el descanso. Aunque hay casos especiales, como el llamado astenia primaveral, que solo se presenta cuando llega esta estación.Aunque el origen no es muy claro, algunas hipótesis de aparición pueden ser el estrés, la ansiedad o la depresión por ciertas situaciones, aunque también puede derivar de enfermedades crónicas o infecciones. 

Hay de dos tipos
– Astenia funcional, que cubre un 63% y se origina por el estrés y  otros factores sicológicos. En casos más graves llega hasta tratamiento siquiátrico, que es generada por la depresión.
– Astenia orgánica, que comprende un 34%, generada por daños de órganos o sistemas del cuerpo.

Los síntomas más frecuentes son:
– Alteración del sueño, presente en un 80% 
– Pérdida de memoria, atención y concentración, presente en un 60% de los casos
– Trastornos de apetito, en un 65%
– Trastornos sexuales en un 20%
– Fatiga muscular y perdida de resistencia, presente en un 78%
– Por último el estrés, que abarca un 58%

Es importante que como tratamiento se evite la idea de automedicación y procurar una visita médica con revisión completa y control de especialistas, además de análisis corporales y tratamiento adecuado en el que se explore un progreso.Es examen inicial maneja evaluaciones de tipo físico, análisis de sangre y radiografías. Si resulta positivo, lo siguiente es descartar su origen orgánico pues será más difícil el tratamiento, sin saber la causa del daño corporal. Si es de tipo funcional, hay que investigar acerca del origen pues varia, por ejemplo el exceso de trabajo, creando gasto físico e intelectual, alteración del sueño o falta del mismo, quitando horas que deben estar entre 7 y 8 diarias.

También puede empeorar con hábitos dañinos como alcohol y tabaco.El estilo de vida y las actividades diarias influyen, por ejemplo un deportista y su nivel de desgaste diario, un piloto y sus rutinas de vuelo, estudiantes con trabajo que tienen presión de exámenes y cumplimiento laboral.El estrés y trastornos depresivos pueden afectar mucho más, pues las cargas emocionales pueden controlar fácilmente a una persona.
Lo que recomiendan comúnmente los médicos para iniciar un tratamiento es:

– Disminución de trabajo y aumento considerable de descanso
– Terapias para control de estrés y emociones fuertes
– Organización de estilo de vida, tareas y actividades
– Intento de supresión definitiva de los malos hábitos, tanto de alimentación como consumo de cigarrillo y alcohol.

A %d blogueros les gusta esto: