Ella, él y Facebook.

¿ Ha sentido que su pareja no le presta atención porque está en Facebook ?, ¿ Ha sentido que los celos la torturan pensando en que hace su pareja tanto en Facebook, con quién habla, de que habla ?, ¿ Ha intentado miles de veces con el nombre de los hijos, de la madre, etc, para entrar al Facebook de su pareja porque no soporta la curiosidad de saber que está pasando ahí ?.
Sienta el consuelo de saber que no es la única, los problemas que provocan Facebook en las parejas se agudizan cada vez más al punto de provocar divorcios. Entre y encuentre algunos ejemplos de la situación y mi consejo personal de cómo no permitir que Facebook o cualquier tercero en internet se interponga en su relación. Ella, él y Facebook.

Hace unos días servía interprete en un caso de divorcio donde al juez preguntar a la esposa el motivo por el cual quería divorciarse esta respondió – «Mi esposo me es infiel con Facebook» – y como mi código de interprete solo me permite repetir literalmente lo que mi cliente diga sin subjetividad ni análisis – «My husband is cheating on me with Facebook » – repetí. Todos en la sala me miraron sorprendidos y estoy convencida que más de uno pensó que estaba dando una traducción equivocada.

  • Infidelidad: Relaciones extraconyugales, entendemos la relación fuera del lazo conyugal que uno de los miembros establece con otra persona (objeto) y con quien obtiene algún tipo de relación, ésta puede ser a corto o a largo plazo.

Si tomamos por infidelidad este concepto, cambiamos la palabra persona por objeto y pensamos un poco en nuestras vivencias personales quizás podríamos entender a mi cliente, es tan fuerte la relación que el Facebook adicto desarrolla con este, que llega a ser un lazo tan o mas fuerte que el que se establecen entre personas, y cuando este se interpone a los intereses de pareja y a la pareja misma, entonces es ahí donde se puede hablar de infidelidad.

En mi opinión, ( y aunque estoy convencida que mi clienta tenía toda la razón para pedir el divorcio ) no es Facebook, ni Twitter, ni ninguna otra red social la que provoca celos, o rupturas de pareja y divorcios, somos las personas, las que caemos, nos dejamos tentar, faltamos al respeto al otro o somos infieles,  pero, ¿ como influye Facebook ?

Con esta interrogante me puse investigar un poco y encontré cifras que demuestran que mi cliente no es la única que se ha sentido engañada con Facebook o con lo que representan sus conexiones.

Facebook cuenta hoy con más 800 millones de usuarios y en estudios realizados han demostrado que la red puede provocar serias situaciones de celos, debido a su constante flujo de información sobre lo que hacemos, de quién somos amigos y en qué fotos aparecemos.

Un estudio canadiense revela que los celos se pueden volver cada vez más compulsivos, en la medida en la que la vigilancia del perfil de la pareja en Facebook aumenta, pues cualquier nuevo mensaje o fotografía que se publica en el «muro» puede ser sacado de contexto.

El 74,6% de los participantes en el estudio reconoció tener a sus ex parejas entre sus amigos de Facebook y el 78,9% aseguró que sus parejas actuales tenían a parejas previas en su lista de amigos de la red social, mientras un 92,1% señaló que sus parejas tenían amigos en Facebook que no conocían.

Pero lo más alarmante es que en un 70% de los divorcios de EEUU la palabra Facebook sale nombrada y un 20 % en España.

Con todas estas cifras vemos que facebook es solo un medio más, como lo puede ser el centro de estudios o de trabajo, y la adicción de nuestra pareja a este es solo un termómetro a nuestra relación. La permanencia en la red por cualquiera de los integrantes de la pareja está dada por factores como estos:

  • Existe una falta de comunicación por término medio entre muchas parejas.
  • La rutina, o aburrimiento de la relación de pareja, se quiere paliar con un «clic de ratón». Conociendo a otras personas, sus vidas, inquietudes a través de Facebook, etc, se pretende mitigar la sensación de vacío, rutina y soledad. Parece es más fácil hacer «clic con el ratón» que esforzarse en escuchar y comprender a la pareja.
  • La sencillez y comodidad de interaccionar con alguien a distancia dispara la fantasía.

Las relaciones a través de Internet pueden llevar a equívocos porque se tiende a idealizar y a exacerbar emociones, que muchas veces son pura ficción. Por eso amigas no hagan mayor problema con Facebook, no dejen que su relación se pierda a través de una pantalla. Mi consejo … cada vez que vean a su esposo conectados a Facebook, solo párense delante de la computadora con actitud sexy y propónganle un buen plan, confíen en que no hay nada ahí que ustedes no puedan darle, confíen en que ustedes son mucho más que todas sus amigas de Facebook juntas.

A %d blogueros les gusta esto: