¿Sigues enganchada con tu ex? (Parte I)

A muchas mujeres les pasa que, luego de terminar una relación, pasado ya el tiempo prudencial, siguen pendientes de la vide da su ex. Y eso tiene una razón, que cuando la conozcas, podrás superar tu obsesión. ¿Sigues enganchada con tu ex? (Parte I)

Estabas enamorada, feliz y llena de proyectos; creías que esa relación sería para siempre… hasta que todo se desmoronó. Y ahora te encuentras transitando la etapa del duelo, con días mejores y otros peores, confiando en que en algún momento el dolor va a formar parte de tus recuerdos. ¿Cuánto falta? Eso depende de cada una. Hay quienes aceptan la realidad apenas se produce la ruptura, mientras que a otras personas les lleva mucho tiempo asumir el final de una relación. Se dice generalmente que este proceso no puede durar menos de un año, y que concluye cuando logramos superar la obsesión: la sustituimos por el entusiasmo generado por un nuevo emprendimiento, actividad o proyecto. O en el mejor de los casos, por otra persona. De todas formas, no todos los casos son iguales, pues también hay otros factores que afectan como el tipo y la antigüedad del vínculo, la personalidad de cada una, y los motivos que generaron la separación. Pero sin lugar a dudas, el hecho de que el tiempo pase y los sentimientos permanezcan intactos, es un signo de alerta. Si este es tu caso, entonces tendrás que comenzar a tomar algunas decisiones.

No puedo olvidarlo: Ten en cuenta que hasta no hace mucho tiempo él cumplía un rol muy significativo en tu vida. Por eso, no es raro que quieras llamarlo cada vez que estés triste o que recibas una buena noticia. Lo que pasa es que, compartimos tanto con una pareja que cuando nos separamos sentimos que perdemos una parte de nosotros. Esto hace que tambaleen las coordenadas de nuestra existencia. En muchas ocasiones, el final de un noviazgo es bastante previsible (quizá más de una vez seas tú la que pensó en dejarlo). Sin embargo, cuando él cortó la relación, fuiste tú quien se empecinó en que era tu hombre ideal y que debías recuperarlo. ¿Por qué pasa esto? Generalmente nos enamoramos de un ideal y no miramos al otro en su totalidad. Y esto se revive en la ruptura: solo recordamos los aspectos positivos de la relación y olvidamos o minimizamos los negativos. Lógicamente, si tus sentimientos hacia tu pareja eran genuinos, no podrás olvidarte tan fácilmente de él, y en ese caso, una buena ayuda es recordar los aspectos menos atractivos de esa persona o de esa relación.

Cómo superarlo: Como primera medida, permítete sentir tristeza, e incluso, cierto rencor. Ninguna separación es posible si no se activa algo de odio, por mas atenuado que esté. No hay otra manera de desligarse del otro: es necesario diluir el amor. Ya lo dijimos: no existen recetas mágicas ni caminos cortos para superar una ruptura, pero algunos recursos pueden ayudar a facilitar el duelo. Podemos apelar a ciertos paliativos. Si tenemos una amiga confidente, estamos acompañadas por nuestros afectos y hacemos actividades que nos gratifiquen, seguramente afrontaremos de mejor manera el mal trago. Y una vez que aceptes que la relación se terminó, será el momento de tomar algunas decisiones. Como primer paso, guarda todos los recuerdos de tu pareja en una caja y escóndela en el placard. A continuación ocúpate también de la memoria de la PC y del celular, pues de nada te ayudará tener todos esos recuerdos al alcance de la mano para remover tu dolor, y mucho menos se te ocurra dejar a la vista alguna fotografía de los momentos felices que pasaron juntos. Borra a tu ex pareja del msn, Twitter y Factbook, y si es posible, elimina también su número de tu celular. No busques información sobre lo que él hace o a quien ve, porque eso solamente sumará más dolor a tu duelo. Y si te sientes tentada de llamarlo, intenta primero hablar con una amiga. No busques excusas para contactarlo, y si necesitas refrenar este impulso, cita en tu mente a algún pesado que te haya insistido cientos de veces para salir y en el que nunca tuviste una gota de interés, para evitar que tu ex tenga esa misma imagen respecto a ti. Si te gustó esta nota, no te pierdas la segunda parte, en la que te daremos más consejos para que puedas finalmente superar tu crisis y comenzar con tu nueva vida.

A %d blogueros les gusta esto: