Enfermedades infantiles: el impétigo

Siguiendo con las enfermedades infantiles más comunes, y considerando éstas como las que suelen coger las personas en sus primeros años de vida y que no tienen normalmente más consecuencias que las molestias que ocasionan, sin que supongan ningún peligro para el niño, hoy hablaremos de otra enfermedad infecciosa y muy frecuente: el impétigo. Enfermedades infantiles: el impétigo Se trata de una infección de la piel causada por bacterias y que es sumamente contagiosa. Se da con mucha más asiduidad en los meses de verano, y es más fácil que ataque a personas que ya tienen alguna lesión o irritación en la piel, siendo más propicios a ello los niños.

La enfermedad se manifiesta por la aparición en la piel de unas vesículas muy pequeñas que enseguida se rompen, por lo que lo que nosotros solemos ver es la piel enrojecida, por lo que muchas veces incluso desconocemos la existencia de la enfermedad, considerándola “una irritación”. En casos más graves, puede llegar a formar vesículas más grandes con un líquido dentro.

La curación de el impétigo no tiene ningún problema. El pediatra normalmente nos recetará alguna pomada que será suficiente para erradicarla, aunque en casos graves en que la infección se ha extendido por todo el cuerpo puede recetar antibióticos orales, que curarán la enfermedad en un par de días, sin más importancia.

En el caso de que tengamos en casa una persona afectada debemos vigilar mucho, ya que, como hemos dicho, es una bacteria muy contagiosa y se puede contagiar directamente, al tocar a la persona, pero también por tocar ropa que haya estado en contacto con el enfermo, por lo que deberemos vigilar que nadie use las mismas sábanas o toallas.

A %d blogueros les gusta esto: