¿Es permitido hacer ejercicios mientras amamantas?

Muchas mujeres a menudo me preguntan acerca de cómo los efectos del ejercicios afectan en la lactancia materna, desde la producción de leche hasta la ganancia de peso de los bebés. Ha habido una gran cantidad de investigaciones realizadas sobre este tema y de allí han surgido las respuestas a algunas de las preguntas más comunes: ¿Es permitido hacer ejercicios mientras amamantas?

¿Puede el ejercicio afectar el suministro de la leche o el contenido de nutrientes?

No. La mayoría de los estudios no han mostrado ninguna diferencia en el volumen o la composición de la leche o ganancia de peso de los bebés. Aunque no hubo un estudio que mostró un ligero aumento en la producción de leche para las mujeres que hacían ejercicio regularmente, hubo muy pocos participantes en los que los resultados hayan sido considerados válidos.

¿El ácido láctico aumenta en la leche materna después del ejercicio?

Si estás haciendo ejercicio en un nivel moderado de intensidad, la investigación no ha mostrado un incremento notable en el ácido láctico acumulado. Es importante tener en cuenta que si estás haciendo ejercicio a la máxima intensidad, también conocido como un ejercicio exhaustivo, entonces, los niveles de ácido láctico en la leche materna aumentará un poco. El ácido láctico se mantendrán en la leche de hasta 90 minutos después del ejercicio. Sin embargo, no existen riesgos conocidos o efectos nocivos de los bebés el consumo de ácido láctico.

¿El bebé rechazan el pecho después de los ejercicios de la mamá?

La mayoría de los estudios no han encontrado ninguna diferencia en si el bebé acepte el pecho o no, incluso después de los ejercicios de máxima intensidad. De hecho, la doctora Ruth Lawrence, quien escribe la guía de la lactancia materna para la profesión médica, dice que no hay razón para esperar a amamantar después de hacer ejercicios.

 Aquí hay algunas pautas de ejercicio para las madres que amamantan:

– Para tu comodidad, puede que desees usar un buen sostén, de apoyo (especialmente durante ejercicios vigorosos como correr o saltar). 

– Algunos bebés no les gusta que los amamanten cuando la madre ha estado sudando (debido a la sal en la piel de la madre) por lo que puedes limpiar tus pechos o tomar una ducha antes de amamantar.

– Si normalmente levantas pesas o haces otros ejercicios relacionados con el movimiento repetitivo del brazo y sientes molestias, recuerda volver a comenzar más despacio para un mejor efecto y mayor comodidad. 

– Asegúrate de mantenerte hidratado durante todo el entrenamiento.

Tener un cuerpo esbelto después del embarazo es lo que todas las madres desean, pero muchas veces tienen que esperar algunas semanas o meses para volver a su rutina diaria de ejercicios y dietas. Recuerda no abusar con la dieta, ya no te te estás alimentando sólo tú, tienes que cuidar la alimentación de tu bebe y esta debe ser 100% saludable.

A %d blogueros les gusta esto: