Mejores y no tan buenos lugares para ser madres

Ser mamá es una experiencia que identifica a toda mujer pero hay que tener en cuenta que no se puede dar a luz en cualquier lugar pues hay países que ofrecen mejores condiciones de vida que otros, teniendo en cuenta su situación social y económica ademas del estilo de vida de la futura mamá. Mejores y no tan buenos lugares para ser madres Madres hay en todo el mundo y de todas las razas, edades y condiciones sociales pues convertirse en ello es uno de los sueños de muchas y un accidente para otras, pero de una u otra manera es algo que caracteriza a una mujer. Pero así como es común que estén distribuidas en toda la tierra no es tan bueno ser madre es cualquier lugar, pues hay miles de factores que influyen en tener un hijo, por ejemplo la situación social, económica y política de un país o las condiciones de vida, desarrollo y facilidades de encontrar empleo en una ciudad o también la facilidad de cuidar al pequeño, obtener los recursos disponibles o el aseguramiento de un hogar, además de los sistemas de salud existentes o las enfermedades que se propagan rápidamente sin contemplar edad o raza.

Según un estudio realizado por una ONG, dependiendo de las condiciones especificas de una madre sin tener en cuenta su familia o su pareja, pueden determinar los beneficios del bebé y las condiciones que se presentan de país a país. Según los resultados los mejores países para ser mamás son Noruega, Australia e Islandia pero por el contrario los peores para considerar tener un hijo son Afganistán y Níger. De toda la lista que se obtuvo los últimos diez puestos los ocupan países pertenecientes al área del Sahara. El problema de estos países son su extrema pobreza, su falta de atención a la población por enfocarse a la guerra y al alto porcentaje de muertes ya sea de la madre por falta de controles o cuidados durante el embarazo o previo al nacimiento o en él o del bebé porque no hay cuidados desde que el feto se forma y mucho menos cuando nacen, controles prenatales u orientación en general.  También está la dificultad de la desnutrición presente en los niños de diversas edades y que generalmente mueren antes de los 5 años.

Hasta la falta de higiene se ve involucrada en los nacimientos de los niños, pues mientras en Noruega que tiene todas las facilidades y beneficios para una vida tranquila absolutamente la totalidad de partos presentados día a día tienen un cuidado y revisión sanitaria pero al otro lado de la moneda en Afganistán tan solo un 14% de los partos tienen condiciones higiénicas. Las esperanzas de vida reflejan también las opciones que tienen cada una de las mujeres que habitan en estos países pues mientras las mujeres noruegas tienen una expectativa de vida cercana a los 83 años, las afganas solo llegan a los 45 años. Lo curioso es que en el primer país hay un control de embarazos y aplicación de planificación familiar mientras que en el segundo abundan los embarazos y por consiguiente la gravedad de la situación.

Los siguientes países para poder ser mamá con tranquilidad son Francia, Holanda, Dinamarca, Suecia y nueva Zelanda y los que no deben tomarse como opción viable son El Congo, Malí, Sudan y Yemen. Algunos países que son altamente desarrollados ocupan puestos un poco más abajo, como Estados Unidos porque a pesar de sus excelentes condiciones es un territorio con una tasa de mortalidad alta en madres que acaban de tener a sus bebés.

A %d blogueros les gusta esto: