Esas cosas tuyas que le interesan y que no se anima a admitir

Las mujeres tenemos a nuestro alrededor un mundo de objetos y costumbres que, aunque no lo demuestren, a los hombres les llama la atención.
Si quieres saber de que se trata, no te pierdas esta nota. Esas cosas tuyas que le interesan y que no se anima a admitir

La mayoría de los hombres de la pasan haciendo alarde de su pasión por el futbol y la cerveza. Pero cuando tiene que admitir otros gustos (esos que rondan la delgada línea entre el aceptado metrosexual y un hombre “demasiado” sensible) es otra historia. A continuación, una lista (armada por un hombre) en la que conocerás esos “asuntos femeninos” que despiertan la curiosidad de tu chico.

El arsenal de tu baño. Los hombres están cada vez más “prolijos”. Es una verdad abierta el hecho de que cada vez se interesan más por cuestiones de belleza, y que el mercado cada vez lanza más productos pensados para ellos. Sin embargo, aunque cada día menor, la ola de prejuicios (propios de ellos) ante utilizar elementos de belleza, les impide comprar productos que terminan utilizando de nuestro arsenal personal de belleza. Por eso, si ves que tu chico espía tu botiquín en secreto, o si te pregunta como hacer desaparecer el granito que le salió en medio de la frente, no tengas miedo en enseñarle que puede taparlo con un corrector, pues no por ser mujeres somos las únicas con derecho a ser coquetas.

Tu serie favorita. ¿Cuántas veces, luego de criticar por meses y meses tu novela favorita, ves que tu chico hace cada vez menos comentarios despectivos y más preguntas sobre lo que está pasando en el programa en cuestión? No está mal, sino todo lo contrario el hecho de que se enganche con tu serie favorita, pues puede convertirse en una especie de cita implícita que compartirán cada semana en ese horario frente al televisor. De paso, pueden debatir sobre los personajes de la novela y sus formas de actuar para contarse indirectamente que actitudes les gustaría (o no) que tuvieran ustedes respectivamente.

La revista hot. Mes a mes las mujeres solemos tener al menos una revista favorita que no olvidamos de comprar (una Cosmo por ejemplo). Y si bien de seguro tu chico es el primero que te critica por tu “adicción” a la publicación en cuestión, más de una vez habrás notado que a tu primer descuido, o cuando luego de leerla queda tirada por ahí, la toma como quien no quiere la cosa y se la lleva al baño para leerla sin que nadie lo moleste. El hecho de que un hombre vea una revista para mujeres, no es una “actitud femenina”, sino que muchas veces les resulta una herramienta para conocer nuestro mundo y nuestros intereses.

Tratamientos de belleza. Ya hablamos de tu arsenal femenino de productos, pero en esta ocasión vamos a hablar de los tratamientos de belleza que se hace fuera de casa: limpieza de cutis, manicura, masajes, etc… Si bien por principios todas esas cuestiones son “exclusivamente” femeninas, son cada vez más los hombres que nos topamos en la cosmetóloga, en la peluquería y esperando su turno con la masajista. A todas nos ha pasado, que al verlos, por un lado los vemos con recelo, por el hecho de que creemos que están “robándo” nuestros secretos de belleza, pero lo que no pensamos es que, a la hora de estar con un chico, somos las primeras en preferir que tenga la cara libre de granos, que no tenga las uñas largas, y que no esté quejándose continuamente de los dolores de espaldas. Como bien dijimos antes, los hombres están teniendo cada vez un lugar mayor en el mundo de la coquetería, ¿Y quienes somos nosotras para impedirlo si somos el objeto por el cual lo hacen?. Por eso, la próxima vez que veas un chico haciéndose las manos en la peluquería, no pienses en lo “femenino” de la cuestión sino en lo masculino que es por estar en un salón repleto de mujeres asumiendo frente a todas ellas que prefiere tener las manos arregladas y que no tiene idea de cómo hacerlo por sus propios medios.

A %d blogueros les gusta esto: