Espejito espejito: ¿Cuándo volveremos a ser amiguitos?

Las mujeres tenemos una relación de amor-odio con el espejo.
De un segundo a otro puede pasar de ser nuestro mejor amigo a nuestro peor enemigo.
Una situación común es cuando llega el día de una fiesta para la cual hace 1 mes habíamos resuelto usar ese vestido negro, divino! que tantas veces nos ha salvado y tanto nos gusta como nos queda Espejito espejito: ¿Cuándo volveremos a ser amiguitos? Somos mujeres, y como tales conocemos esa eterna lucha con el espejo por la imagen que de nosostras mismas nos muestra. Más aún porque sabemos las desventajas que implican romperlo, pues una condena de 7 años de mala suerte no es un digno precio a pagar, sobre todo porque a pesar de cumplirla, nunca vamos a vernos tal cual nos soñamos. Por esta cuestión es que hemos decidido en E-mujer hacerte recordar algunas realidades, para que las analices y te des cuenta que no es con el espejo sino contigo misma con quien debes amigarte.

  • Para empezar, es preciso reconocer que cada ser humano es diferente: distinta forma corporal, variable estatura y peso; por lo tanto, no existe la forma perfecta.

Todas conocemos el cuerpo Standard de las modelos: 90-60-90 y 1,75 m de estatura. Pero es aquí donde tenemos que saber diferenciar: ellas son modelos; viven para su cuerpo (además de la ayudita extra que les dio la naturaleza) mientras que nosotras somos mujeres normales, simples mortales, que vivimos de nuestra profesión y no tenemos el tiempo que ellas tienen para dedicar a la gimnasia… y la dieta.

Aceptar tu cuerpo tal como es y sentirte bien con tus formas requiere celebrar tu individualidad y finalmente hacer las paces con el reflejo que ves en el espejo.

  • Amar tu cuerpo significa buscar un equilibrio: mental, de alimentación y actividad física.

Si no estas contenta con esos quilitos de más que tanto te atormentan, debes ponerte en acción para deshacerte de ellos, pero desde el comienzo debes de ser consciente de tu realidad corporal: Si mides 1,57 m es muy poco probable que llegues a verte como una modelo de pasarela, pero eso no debe significar el fin de tus esperanzas, sino el comienzo de tus expectativas de vida con lo mejor que puedes llegar a obtener con tu cuerpo real.

Con tu bienestar en mente, evitarás caer en las dietas que prometen soluciones rápidas para bajar de peso y te concentrarás en encontrar un plan de alimentación que te permita disfrutar de una salud óptima y duradera.

Analiza tus pensamientos y practica los siguientes consejos que te ayudarán a romper con la obsesión por lograr la perfección física:

  • No veas a tu cuerpo por partes, sino como una unidad.
  • Ejerce sabiduría con los medios de comunicación. La mayoría de las imágenes de revistas ha sido retocada por la tecnología; hasta las modelos tienen sus fallas.
  • Expande tu vocabulario con palabras como «yo valgo» y evita el «yo luzco».
  • Rechaza la idea de que las dietas rápidas, las cremas «milagrosas» o la cirugía plástica sean las soluciones para transformar y mejorar tu vida en todos los sentidos.
  • Descríbete de forma positiva y evita usar palabras negativas que destruyan tu amor propio.
  • ¡Sé paciente! Crear o romper un hábito toma tiempo, pero se puede lograr.
  • Reconoce que la belleza se acaba. Cultiva y alimenta las cosas duraderas, como tu mente, el amor, la amistad y los buenos momentos en tu vida.

espejo_reflejo_4.jpg

Si estás decidida a mejorar tu imagen recuerda que es importante fijarte metas realistas y felicitarte por los logros que vayas obteniendo. Es también muy útil tener en cuenta que cada día de esfuerzo significa uno menos para llegar a ese día tan especial en que alcanzarás tu meta.

A %d blogueros les gusta esto: