Hábitos saludables para prevenir el cáncer de mama

Además de evitar algunos factores de riesgo que provocan el cáncer de mama, existen una serie de hábitos que debemos poner en marcha cuanto antes para ayudarnos a prevenir esta enfermedad. Aprende cuáles son los principales. Hábitos saludables para prevenir el cáncer de mama

Caminar

Un estudio llevado a cabo en Estados Unidos entre más de 4.000 mujeres, ha demostrado que las mujeres que sufren de cáncer mamario, tienen menos de un 20% de probabilidades de sufrir una metástasis, es decir, de que el tumor se llegue a extender a otras partes del cuerpo, si practican a la semana más de hora y media de ejercicio físico como puede ser natación, caminar o bicicleta.

En Milán también se han realizado estudios que han logrado demostrar que una mujer activa físicamente puede evitar el riesgo de sufrir este tipo de cáncer ya que el tejido adiposo se transforma en músculo con lo que se produce menos estrógeno.

En cualquier caso con caminar entre una media hora y una hora al día para poder ejercitarnos físicamente, lograremos reducir el riesgo considerablemente.

Fijarse hasta en los más mínimos cambios

Son muchos los factores que inciden en el desarrollo de un cáncer de pecho. Se ha pensado siempre que este tipo de tumor tiene una gran carga de tipo genético pero se va demostrando que también existen otros factores de peso como por ejemplo los factores ambientales.

Es muy importante escuchar el funcionamiento de nuestro cuerpo, detectar cualquier cambio lo antes posible y observar nuestro ciclo menstrual.

Dormir más de ocho horas

Las mujeres que duermen durante ocho horas o más, sufren menos riesgo de desarrollar este tumor. La razón radica en que cuando se tiene un sueño reparador se segregan las cantidad correctas de melatonina, hormona que tiene unas grandes propiedades anticancerígenas.

Dar el pecho

Todas aquellas mujeres que han dado el pecho a sus bebés durante seis meses o más, tienen un 4% menos de riesgo de sufrir un cáncer de mama. Y es que tanto un embarazo como una lactancia ayuda a que ser reduzcan los niveles de estrógenos.

Exploración del pecho

Para hacer una correcta exploración de las mamas debemos colocarnos delante del espejo y palparnos éstos con los dedos mientras vamos presionando con suavidad y firmeza. El recorrido debe comenzar en la zona de la axila e ir avanzando hasta el pezón con círculos que vayan en el sentido de las agujas de un reloj. Primero lo haremos con el brazo colocado al lado de nuestro cuerpo para repetirlo con el brazo por encima de la cabeza.

Cómo distinguir los nódulos malignos

Éstos suelen ser duros con unos bordes muy irregulares y no se mueven ni duelen. El tamaño no indica malignidad pero hay que estar muy atentas por si crecen. Se debe acudir al médico ante cualquier indicio por mínimo que sea, de igual manera que si se percibe algún tipo de enrojecimiento, secreción o desproporción en los pechos.

A %d blogueros les gusta esto: