La importancia de las vacunas para tu hijo.

LAs vacunas son fundamentales para asegurarnos de que nuestro hijo crece sano y fuerte. Asegúrate de cumplir los plazos y acudir a tu pedriatra para consultar dudas, y entérate en este artículo de más aspectos con respecto a ellas. La importancia de las vacunas para tu hijo. Las vacunas son fundamentales en la salud de tu hijo ya desde el momento de su nacimiento. Y es que, aunque a veces nos resulte increíble, constituyen un avance increible previniendo la mortalidad infantil o la afección de ciertas enfermedades que podrían ser muy peligrosas y dejar secuelas de por vida al pequeño.

“Mas vale prevenir que curar” y este es el lema que llevan todas las vacunas y que cumplen a la perfección, por ello, no dudes en consultar a tu médico acerca del calendario o los plazos correspondientes que tienes para suministrarle a tu hijo cada una de las vacunas. Recuerda que son los primeros años de su vida, y que estas son las “bases” para que luego en su vida adulta pueda vivir de forma plena y con una salud fuerte.

Pero seguro, que en más de una ocasión te has preguntado qué es realmente una vacuna, y donde reside su “poder mágico” que tanto comentan y que hace de ellas un elemento realmente imprescindible para la salud de los niños principalmente.
Pues bien, cada vez que te inyectan una vacuna, están administrando a tu cuerpo un virus, en concreto contra el ual te estás vacunando, la diferencia con el que podrías contraer y el que tiene la vacuna es la fuerza, ya que cuando te lo inyectan viene en cantidades muy pequeña, y muy debilitado. Únicamente tiene la función de, digamos, presentarse y darse a conocer a nuestro organismo, para conseguir así que, en caso de contraer el verdadero nuestro cuerpo sepa como hacerle frente porque ya ha desarrollado anticuerpos contra él.
Por este motivo, en ocasiones, tras recibir una vacuna, nuestros hijos pueden sufrir algunos sçintomas leves de estar enfermos. Son reacciones normales, ya que el cuerpo se encuentra a la defensiva contra un agente patógeno, por lo que la fiebre, el maletar, o quizás algunas reacción alérgica en los días siguientes al pinchazo suele ser normal y no hay que darle una mayor importancia.

Sin embargo, lo que sí es importante, es que te enteres de las modificaciones que se han producido en los plazos de alguna vacunas en esta 2012, y que trates de ello con tu médico para evitar que se te olvide algún plazo o tengas aguna confusión.

Y, por último, para terminar este artículo, te dejo a continuación la relación de vacunas que deberá tener tu hijo al finalizar el calendario establecido a los 16 años:

  • Vacuna antihepatitis B (HB).
  • Vacuna frente a difteria, tétanos y tos ferina acelular (DTPa/Tdpa).
  • Vacuna antipoliomielítica inactivada (VPI).
  • Vacuna conjugada frente al Haemophilus influenzae tipo b (Hib).
  • Vacuna conjugada frente al meningococo C (MenC).
  • Vacuna conjugada frente al neumococo (VNC).
  • Vacuna frente al sarampión, rubeola y parotiditis (SRP).
  • Vacuna frente al virus del papiloma humano (VPH).
  • Vacuna frente al rotavirus (RV).
  • Vacuna frente a la varicela (Var).
  • Vacuna antigripal (Gripe).
  • Vacuna antihepatitis A (HA).
A %d blogueros les gusta esto: