Infecciones en la infancia: Candidiasis

La candidiasis bucal es una infección muy habitual en los lactantes que produce irritación en la boca y alrededor de ella. Ocurre cuando se produce un crecimiento excesivo de un hongo denominado candida albicans. La mayoría de las personas, incluidos los lactantes, tienen… Infecciones en la infancia: Candidiasis Una de las enfermedades que más suele afectar a los niños durante la infancia es la Candidiasis, y es que nuestros pequeños, en muchas ocasiones se ven afectados por los hongos.
En el artículo de hoy analizaremos un poco más acerca de la candidiasis bucal, una de las variaciones más comunes de esta bacteria.

La candidiasis bucal es una infección muy habitual en los lactantes que produce irritación en la boca y alrededor de ella. Ocurre cuando se produce un crecimiento excesivo de un hongo denominado candida albicans.

La mayoría de las personas, incluidos los lactantes, tienen naturalmente el hongo candida en la boca y en el tubo digestivo. Un sistema inmunitario sano y algunas bacterias “buenas” se encargan de controlar la cantidad de candida presente en el cuerpo de una persona. Si el sistema inmunitario está debilitado debido a una enfermedad o a medicamentos, como los quimioterápicos, el hongo candida presente en el tubo digestivo de una persona puede crecer excesivamente hasta provocar una infección. Lo mismo puede sucederles a los lactantes cuyos sistemas inmunitarios no están completamente desarrollados.

En ocasiones, el aumento excesivo de candida ocurre después de que el bebé ha recibido antibióticos para el tratamiento de una infección bacteriana. Esto se debe a que los antibióticos pueden matara las bacterias “buenas” que evitan el aumento de candida. El aumento excesivo de candida puede provocar infecciones vaginales, dermatitis del pañal o candidiasis bucal.

Si bien la candidiasis bucal puede afectar a todas las personas, es más frecuente en lactantes durante los primeros seis meses de vida y en adultos mayores. Un bebé con esta infección tendrá la piel de las comisuras de la boca agrietada y áreas blanquecinas en los labios, la lengua o la cara interna de las mejillas, lo que da la apariencia de queso crema, pero que no se puede limpiar. La mayoría de los bebés no sienten molestia alguna, pero algunos pueden sentirse incómodos cuando succionan.

 

Tratamiento:

Realmente no podemos evitar que nuestro hijo desarrolle una candidiasis bucal. En la mayoría de los casos, esta infección desaparece sin tratamiento médico en el plazo de una semana o dos, pero es posible que su médico le recete una solución antifúngica para la boca de su bebé.

Si aun es un bebe y toma el biberón o usa un chupete, es importante que limpies bien las tetinas y los chupetes con agua caliente después de cada uso. De esta manera, en el caso de que la tetina del biberón o el chupete estuvieran infectados, su bebé no se volvería a infectar.

Si aun lo estás amamantandoy tiene los pezones enrojecidos y doloridos, es posible que haya desarrollado una infección por hongos en los pezones y que usted y el bebé se estén contagiando mutuamente.

 

Fuente: kidshetlah

A %d blogueros les gusta esto: