Las mujeres y la nutrición

Verse bien no es lo único que las mujeres debemos cuidar, también debemos sentirnos bien y eso sólo lo podemos lograr si logramos controlar nuestra forma de alimentarnos. Las mujeres y la nutrición

Una vez que la madurez física y sexual se ha alcanzado durante la adolescencia, el tamaño de una mujer, la fuerza y la salud en general tienen que ser mantenidos. Esto puede ser difícil dada la gran variedad de presiones físicas, psicológicas, sociales y ambientales que se encuentran a lo largo de la vida.

Ser sensibles a comer los patrones a lo largo de la vida adulta, junto con regular la actividad física, pueden ayudar a una mujer a mantener un peso con el que se sienta cómoda. Esta estrategia puede ayudar a reducir el riesgo de problemas psicológicos, enfermedades del corazón y cáncer de mama.

La ingesta regular de alimentos a base de soja también puede desalentar el cáncer de mama, mientras que comer muchos alimentos ricos en antioxidantes pueden ayudar a retrasar tanto lo visible como lo invisible de los signos de envejecimiento.

Problemas de salud

Fluctuación del peso

Muchas mujeres sufren cambios a lo largo de la vida con el embarazo, la crianza del niño y la menopausia; eventos que pueden afectar su peso y cómo ven sus propios cuerpos. Pero una buena nutrición y una actitud realista juegan un papel importante para ayudar a mantener un peso corporal razonable. El metabolismo se reduce gradualmente después de los 30 años. Mantener la masa muscular y regular el ejercicio ayuda a limitar este proceso y controla el peso, si se combinan con una dieta rica en frutas y verduras; además hay que tener una digestión lenta de carbohidratos como la pasta, lean las proteínas como el pollo, cerdo y pescado, y baja en grasa los productos lácteos.

 La deficiencia de hierro

La deficiencia de hierro es ahora un problema generalizado. Una mujer debe tener 500 mg de hierro almacenado en su cuerpo, sin embargo, muchas mujeres acaban 150 mg y algunas no tienen ninguno en absoluto.

El hierro es necesario para el transporte de oxígeno en la sangre. La falta de hierro conduce a la anemia, provocando la falta de concentración, cansancio, irritabilidad y pérdida del cabello. La gran pérdida de sangre por la menstruación o embarazo, es una rápida sucesión que agota las reservas de hierro.

Baja densidad ósea

La baja densidad ósea es un problema común después de la menopausia. Como los niveles de las hormonas de estrógeno caen en este momento de la vida, los niveles de calcio en los huesos también disminuyen. Esto reduce la resistencia ósea, por lo que las mujeres son propensas a la osteoporosis y las fracturas después de la menopausia.

Es esencial mantener un buen suministro de calcio y vitamina D durante toda la vida. Por ello hay que tener dietas ricas en productos lácteos, sustitutos de soja enriquecidos con calcio, pescado enlatado con sus huesos, legumbres, semillas de sésamo y tofu proporcionan el calcio. La vitamina D se encuentra en los huevos, pescados grasos como el arenque y la caballa.

Las carnes, pescados y alimentos ricos en vitamina C ayudan al cuerpo a absorber el hierro. El té, café y grandes cantidades de productos lácteos, cuando se toman al mismo tiempo que alimentos ricos en hierro, hacen tener una menor absorción de hierro.

Comer una amplia variedad de frutas, verduras y cereales integrales proporciona una gran variedad de vitaminas, minerales y fitonutrientes que parecen jugar un papel clave en el mantenimiento de la piel, los ojos, las encías, las uñas y el cabello en buen estado.

Regular la ingesta diaria puede ayudar a combatir los signos físicos del envejecimiento. Estrógenos vegetales, tales como las isoflavonas, se comportan en el cuerpo de forma similar a los estrógenos humanos.

Las isoflavonas son similares a los estrógenos humanos, el estradiol. Pueden aferrarse a los receptores de estrógeno en la mama, pero no hacen que las células se repliquen, por lo que puede reducir el riesgo de cáncer de mama.

Retrasar el envejecimiento

Los nutrientes antioxidantes como las vitaminas C y E y beta caroteno, así como los fito-nutrientes que se encuentran en muchas frutas, verduras y bebidas como el té parecen ayudar a retrasar el envejecimiento.

Existe evidencia de que estos alimentos también pueden están vinculados con la edad evitando lesiones en los ojos, mejoran la resistencia del colágeno en la piel y reducen el riesgo de enfermedades del corazón. Algunos alimentos también pueden ayudar a aliviar algunos síntomas de la menopausia.

Las dietas ricas en estrógenos vegetales, que se encuentran por ejemplo en semillas de soja y lino, se han relacionado con una reducción en los sofocos y sequedad vaginal.

 Alimentos que se deben evitar

Los alimentos fritos, productos cárnicos, galletas, pasteles, chocolate y la mayoría de los aperitivos suelen ser ricos en grasas. Las grasas tienen más calorías por gramo que las proteínas y los hidratos de carbono; el consumo elevado de estos conduce a un aumento de peso.

La reducción de los alimentos que son altos en grasas, ayudan a las mujeres que intentan controlar su peso. Los alimentos refinados y azucarados aumentan rápidamente los niveles de azúcar en la sangre y conducen a la ansiedad. Los alimentos dulces son altos en grasa, lo cual puede afectar negativamente el control del apetito. El alcohol sólo se debe tomar con moderación, ya que la ingesta regular está asociada con un mayor riesgo de cáncer de mama.

A %d blogueros les gusta esto: