Lenguaje corporal para que practiques con tu amorcito. (Parte I)

El lenguaje corporal es que todo lo que una persona transmite por medio de movimientos o gestos, y delata completamente los sentimientos de la persona que lo transmite (emisor), por lo cual hace que la persona receptora perciba o asocie ciertos sentimientos o emociones con los gestos que recibe.
Cuando conversas con una o varias personas, reflejas y envías miles de señales y mensajes a través de tu comportamiento.
En esta nota, te daremos algunos trucos de lenguaje corporal para que practiques con tu amorcito y provoques en él un ataque de amor que nuca hubieras imaginado.
¡Pon ya en marcha estos movimientos maestros!. Lenguaje corporal para que practiques con tu amorcito. (Parte I)

Si el contacto físico con tu hombre te resulta placentero, te daremos ahora un motivo extra para festejar, y es que existen ciertas caricias muy especiales que pueden despertar en él una catarata de sentimientos súper poderosos, que van desde la más pura ternura hasta el mas irrefrenable de los deseos. Esto se debe a que hay determinados toques que desatan reacciones químicas y biológicas que hacen al hombre sentirse más cerca de la mujer en cuestión. Del compañero pueden obtenerse respuestas sexuales, protectoras o románticas, y todo esto sin decir una sola palabra. Por eso, aunque creas que tu chico ya esta loco por ti, no podrás creer a que nivel de compromiso puede llegar luego de que pongas en práctica estas sutiles maniobras para conquistarlo por completo.

La cabeza en el hombro: Este es el mejor movimiento para ganar su corazón, y esto se debe a que, si están juntos desde hace tiempo, el hecho de apoyarte en ese espacio que va desde su hombro hasta su cabeza puede evocar la búsqueda de complicidad que había entre ustedes en el comienzo de la relación. Se trata de un gesto amoroso generalmente reservado a las nuevas parejas, por eso, si buscas esta posición, tu pareja sentirá que sus primeros arrebatos amorosos vuelven a surgir. Esta es una caricia muy tierna que, al mismo tiempo, significa entrega y búsqueda de protección. En caso de que tu chico de el primer paso y te ofrezca recostarte en su hombro, significará que tiene confianza en ti y te contiene. Tip extra: Fíjate disimuladamente en su rostro en el momento en que estés recostada sobre su hombro, y si tiene los ojos cerrados ¡Maravilloso! Pues esto significa que su romanticismo está por las nubes.

Por debajo de la mesa: A veces, luego de unas copitas de alcohol, en lo único que pensamos es en acurrucarnos con nuestro chico y hacerle mimos. Pero en algunas ocasiones, como cuando estamos cenando en un restaurante, debemos esperar a estar a solas con el para poder cumplir nuestro deseo. Pero ¡no desesperes!, no todo está perdido sino lo contrario, pues pueden aprovecharse este tipo de situaciones para generar en él el mismo grado de éxtasis que lograrías en casa, pero evitando que el resto de la gente que está en el restaurante se de cuenta. ¿Cómo hacerlo? Muy fácil: si le acaricias la mano por debajo de la mesa, le harás sentir que los dos están en su propia burbuja y el resto del mundo no existe. Además, en este código de complicidad, de mensajes ocultos y de juegos privados, la cercanía de los demás puede ser excitante. Se trata de una caricia muy sugerente, que incluso puede ayudar a afianzar la relación si, por ejemplo, se encuentran en la mesa familiar y hay alguien que se opone a su relación. El hecho de tomarse de las manos por debajo de la mesa los hará sentir como si estuvieran sellando su propia unión, como en una especie de revelación contra la autoridad.

Mimos en el cuello: Si tu chico ha tenido una dura semana en el trabajo, de seguro te agradecerá unos buenos masajes en el cuello. Se generosa y embárcate en un trabajo de cuerpo completo para demostrarle lo habilidosas que son tus manos. Pero también, a modo de precalietamiento, puedes hacerle unos mimos en la nuca mientras él esté manejando o haciendo zapping con el control remoto de la tv. Resulta ser que el cuello es una zona muy sensible, por eso, las caricias en esta zona resultan un mensaje erótico muy claro, sobre todo, si son acompañadas con besos o mimos en las orejas. Es importante que las mujeres tomemos la iniciativa, pues a los hombres generalmente  no se les ocurre que los masajes pueden ser la antesala del amor, pues no tienen conciencia de lo estimulantes que pueden ser, por lo tanto serás tú quien se lo haga descubrir. Además de aliviarle la tensión y aumentar la temperatura de su cuerpo, los masajes le generarán una asombrosa sensación de bienestar. La parte de atrás del cuello es verdaderamente sensible al calor, por lo que, cuando masajees esa zona, le estarás enviando una sensación totalmente reconfortante a su cerebro. Si te gustó esta nota, no te pierdas la próxima entrega para aprender más trucos. Se publicará el miércoles 13/08.

A %d blogueros les gusta esto: