Los cambios más saludables para este nuevo año

¡Los excesos! Si, los excesos es lo que más nos preocupa cuando llega enero. Sigue leyendo para saber cómo quitarte la culpa. Los cambios más saludables para este nuevo año Hacer un cambio es difícil, lleva mucho tiempo y esfuerzo. El secreto para lograr un cambio positivo duradero, es reconocer y aceptar que los cambios toman tiempo y paciencia con el fin de mostrar los resultados. 

Puedes comenzar con la incorporación de estos 10 cambios para tener una vida más saludable y feliz. Te prometo que no te sentirás defraudada.

¡A beber!

 Alrededor del 60 al 70 por ciento de tu peso corporal es agua. El agua ayuda a llevar nutrientes a las células y es importante en la digestión. Proporciona un ambiente húmedo para el oído, la nariz y tejidos de la garganta, mientras que actúa como un lubricante para las articulaciones y amortiguar los órganos vitales y tejidos. Una hidratación adecuada ayuda a eliminar toxinas de su sistema, mantiene la sangre limpia y la piel suave y elástica, permite que se enfríe cuando se caliente en exceso (especialmente durante el ejercicio). Beber la cantidad de agua en onzas que equivale a su peso en libras dividido por dos. Por ejemplo, si pesas 150 libras, debes tratar de beber setenta y cinco oz de agua por día. Usa esto como un enfoque de base.

Tomate el tiempo para estirarte
 

El estiramiento es importante para liberar y manejar el estrés. Tendemos a tener una gran parte de nuestra tensión en los músculos diferentes en todo nuestro cuerpo. Algunos de nosotros podemos mantener la tensión en la espalda baja, algunos se endurecen en el cuello. No importa dónde reside el estrés, ayuda a relajar los músculos y liberar la tensión. Además, mejora la circulación al aumentar el flujo sanguíneo a los músculos, lo que aumenta los niveles de energía y ayuda en la recuperación de estos. Estirar un mínimo de 20 minutos tres veces a la semana para mantener la flexibilidad. A pesar de que el estiramiento se puede hacer en cualquier momento y en cualquier lugar, siempre es importante estirarse cuando empieces y termines los ejercicios, después de un tramo de calentamiento y como parte de un enfriamiento. En estos momentos, los músculos están calientes, lo que hace que se extiendan más fáciles.

Comienza tu día con un desayuno saludable

El desayuno es la comida más importante del día. Si has oído esto antes, pero no lo has creído, permíteme asegurarte que sí es cierto. Los estudios han demostrado que las personas que desayunan tienen más energía, una mejor función cognitiva, mejor memoria y un menor índice de masa corporal que las personas que se saltan el desayuno. Además, comer un desayuno equilibrado es fundamental en la estabilización de azúcar en la sangre y combatir la fatiga. Un desayuno saludable debe contener grasa de proteínas que ayudan a mantenerlo satisfecho a lo largo de la mañana y un alto contenido de fibra que le proporciona energía y lo mantiene lleno. Buenas fuentes de proteína magra son claras de huevo o huevos, la leche baja en grasa o sin grasa y yogurt, frijoles y carne magra, como el tocino canadiense o el jamón. Buenas fuentes de fibra en el desayuno son los cereales de grano entero y la harina de avena, pan integral y frutas.

Obtener cinco comidas al día

Comer en exceso y saltarse las comidas puede estropear yu metabolismo, te dejan un hambre voraz o hace que te sientas incómodo casi a punto de «reventar». Para empezar la optimización de su horario de comidas te permite tener un mejor control sobre tu apetito. Comer comidas pequeñas durante el día no da a tu cuerpo el tiempo suficiente para llegar a ser estar extremadamente hambriento. Comer con regularidad también significa que estás proporcionando a tu cuerpo el combustible y los nutrientes que necesita para que funcione correctamente y de manera eficiente para que pueda seguir siendo productivo y energético. Basa tu dieta en cereales, frutas y verduras con porciones sanas de proteínas y grasas.

Estar sana, pero sobre todo, fuerte

Fortalecer tus músculos, ayuda a aumentar el porcentaje de la masa corporal magra y la disminución de grasa corporal. Además, puedes acelerar tu metabolismo hasta un 15 por ciento, por lo que tu cuerpo será más eficiente para quemar calorías. Esto es fundamental para la pérdida de peso y control de pesa y tener un físico delgado. El entrenamiento de fuerza, sin embargo, puede detener, prevenir y en muchos casos revertir la pérdida ósea y muscular, la guardia de enfermedades degenerativas como la osteoporosis y la artritis. El entrenamiento de fuerza también mejora la función de los tendones, articulaciones y ligamentos. Esto mejora el equilibrio, flexibilidad y coordinación, lo que reduce el riesgo de lesiones y el riesgo de caer hasta en un 40%. Los estudios han demostrado que el entrenamiento de fuerza puede mejorar la función cardíaca y tensión arterial baja, al tiempo que mejora el colesterol y tolerancia a la glucosa y sensibilidad a la insulina. Al igual que en el ejercicio aeróbico,  mejor el estado de ánimo y actúa como antidepresivos, mejora los patrones de sueño y el bienestar general.

Simple y eficaz

La proteína es crucial para la estructura de casi todas las partes de nuestro cuerpo, incluyendo los huesos, piel, cabello, uñas, músculos, sangre y órganos. Es fundamental para que nos de energía y nos ayuda a mantener un metabolismo sano. La proteína se encuentra en fuentes vegetales (legumbres, verduras y algunos granos), pescados y mariscos y las fuentes animales. Las proteínas se encuentran en plantas, peces y mariscos en general, baja en grasas. Proteínas de origen animal como la carne (res, cordero, pollo y cerdo, etc), así como huevos y lácteos, sin embargo, puede venir con altas dosis de grasas saturadas no saludables.

Sodio controlado

La sal, es esencial para la salud y el bienestar cuando se consumen en la cantidad correcta. Ayuda a tu cuerpo a mantener el balance correcto de líquidos, transmite los impulsos nerviosos e influye en la contracción y relajación de los músculos. El exceso de sodio, sin embargo, puede contribuir a problemas de salud, es decir, la presión arterial alta, que puede conducir a la enfermedad cardiovascular y enfermedad renal. Como resultado de ello, lo mejor es mantener la ingesta de sodio a un nivel saludable. Lleva un registro de la sal que consumes a través de los alimentos envasados y preparados, así como lo que se agrega durante la cocción y en la mesa. Esto le dará un sentido de la cantidad de sal que está recibiendo por día. Para convertir el consumo de sal en sodio, utilice la siguiente guía:
 
¼ cucharadita de sal = 600 mg de sodio
½ cucharadita de sal = 1,200 mg de sodio
1 cucharadita de bicarbonato de sodio = 1.000 mg de sodio

Puedes ponerte al día y deshacerte de los excesos de grasa en tu cuerpo con estos simples consejos.  Te deseo un ambiente sano y equilibrado 2012.

A %d blogueros les gusta esto: