Manicura con FIMO o arcilla polimerica

Este material conocido como fimo está hecho de PVC y está de moda tanto para hacer collares, pendientes o todo tipo de accesorios aunque también se puede utilizar para decorar nuestras uñas. Se puede encontrar en barra o bien cortado y laminado siendo bastante económico, ya que una caja con casi doscientas figuras de diferentes formas puede costar alrededor de tres euros. Manicura con

Cómo conseguir que nuestras uñas tengan una buena apariencia

Antes de hacer esta manicura o cualquier otra, es importante recortarse bien las uñas con la forma que deseemos y limarlas muy bien, tanto en los bordes como en la superficie de éstas para que no existan imperfecciones que pudieran alterar la pintura que apliquemos posteriormente sobre ellas. También debemos procurar retirar todas las cutículas con cuidado de no tirar de los pellejos que se encuentran alrededor, ya que podríamos causarnos una infección o como mínimo una infección al utilizar algunos esmaltes.

Con un esmalte transparente

Lo primero que tenemos que hacer es aplicarnos una base en todas nuestras uñas para que la manicura nos dure más y proteger las uñas del esmalte ya que, sobre todo los de colores más fuertes, suelen ser muy agresivos.

Una vez aplicada la base, la dejamos secar y a continuación colocamos el fimo sobre esta base. Posteriormente utilizamos otro esmalte transparente o con un ligero toque de color o incluso podemos utilizar la misma base usada anteriormente. Se aplica un poco en una capa segunda pero en esta ocasión sólo desde la mitad de nuestra uña hasta la mitad, solamente con el fin de que se adhieran perfectamente las pegatinas, que habremos cogido con unas pinzas rápidamente para que no se nos seque la capa.

Con un esmalte de color

Si preferimos hacernos este tipo de manicura con un esmalte que tenga algo más de color, podemos igualmente poner una base para proteger las uñas como ya hemos dicho, aunque no es necesario.

Nos pintamos las uñas del color deseado y sacamos el fimo de la caja en la que estén guardados, igualmente con la ayuda de unas pinzas de depilar por ejemplo y las colocamos sobre el esmalte elegido.

Una vez se han adherido las pegatinas podemos poner una última capa de un esmalte transparente o de base para que cubra toda nuestra manicura y que la superficie nos quede mucho más uniforme. Además con este último paso conseguiremos que las fimos utilizadas no se despeguen con cualquier roce.

Aprovechar las fimos

Las pegatinas que se hayan utilizado en una manicura pueden usarse más de una vez siempre que no se hayan estropeado demasiado, cosa que no tiene por qué pasar. Si no ha sido así, una vez que se hayan retirado éstas con la ayuda de las pinzas, se deben limpiar bien las fimos con la ayuda de un algodón empapado en quitaesmalte, teniendo especial cuidado de que no se lleguen a empapar demasiado para evitar que se echen a perder.

A %d blogueros les gusta esto: