Sonidos estomacales

Hay ocasiones en que el estomago produce ciertos sonidos que dejan a cualquiera padeciendo una vergüenza increíble, pero hay que saber diferenciar cuando las causas son comunes o si tal vez debe prestarse más atención. Sonidos estomacales Son comunes algunos sonidos provocados por el estómago y muchas veces son tan fuertes que hacen pasar alguna vergüenza. Se llaman borborigmos y se pueden dar por diversas razones, no necesariamente porque la persona tenga hambre, realmente es por la presión que ejercen los gases en la zona del abdomen más la fuerza hecha por los intestinos cuando empiezan a procesar los alimentos. Dentro de lo normal son considerados comunes y normales y así como aparecen al instante desaparecen por lo que no son razón de preocupación ni temor. 

Se presentan con frecuencia cuando se tiene una asimilación de la comida de forma pesada, los alimentos consumidos son más lentos de digerir, se come rápidamente, se sufre de estrés o de mal genio, cuando hay malestares estomacales acompañados de diarrea o incluso cuando se consumen determinados medicamentos porque no son fácilmente asimilables.

Hay simples consejos para evitar que este malestar se presente, pues así como puede ser muy suave el sonido, también puede llegar a ser bastante ruidoso y prolongado, pero eso si cuidar y observar que no interfieran con daños a la salud o que generen efectos secundarios graves. 

– Hay que evitar mezclar todos los tipos de comidas en una misma ocasión, por ejemplo, en el desayuno, evitar mezclar frutas dulces, acidas o amargas, pues probablemente se genere una alteración estomacal porque no es tan fácil de asimilar.

– El agua es buena, pero no hay que exagerar con el hecho de que por consumir más se saciará más rápido o se adelgazará pronto, eso debe hacerse entre las comidas, pero no consumir mucho  líquido durante ellas, ya que hará más peso en el estómago y su tarea será más difícil.
 

– Cuando haya situaciones de estrés o mal genio, lo mejor es evitar comer desaforadamente, pues a causa de la misma ansiedad, la mente se enfoca en solo comer y desestabilizar los procesos digestivos y la cantidad que se asimila normalmente de comida.

– Los reposos o descansos después de cada comida son necesarios, del afán no queda si no el cansancio así que por lo menos deben dedicarse 15 o 20 minutos. 

Finalmente para las que presentan este tipo de sonidos muy excesivos o con alguna anormalidad, las causas pueden deberse a infecciones abdominales o un caso incontrolado de estrés, depresión o ansiedad. La indigestión por lo general no dura más de dos días y es posible tratarla con remedios caseros pero ya es más complejo cuando produce gases y flatulencias muy desagradables o es común la inflamación del vientre. Si de paso los movimientos van acompañados con diarrea y sangrado puede ser otra señal de alerta a la que hay que atender de inmediato.

A %d blogueros les gusta esto: