Pierde esos centímetros de más justo allí donde te sobran

El sedentarismo y las actividades que se realizan al aire libre, especialmente durante la época veraniega, llegan a afectar a los hábitos alimentarios y por consiguiente, es normal que ganemos algunos kilos de más. El primer paso para recuperar nuestra silueta una vez ha pasado el verano, es detectar la zona en la que hemos acumulado más grasa para empezar a combatirla. Pierde esos centímetros de más justo allí donde te sobran

Primer objetivo: un vientre plano

Para toda mujer lucir una barriga lo más plana posible es todo un reto, especialmente en esta época en la que muchas partes de nuestro cuerpo se encuentran al descubierto.

Para ello se debe comenzar con la dieta y masticar perfectamente los alimentos evitando las bebidas que tengan gases así como las comidas ricas en grasas, para sustituirlas por verduras, frutas y cereales.

Realizar a diario abdominales nos ayudará a conseguir y a mantener un vientre plano. Se deben realizar de una manera progresiva a la vez que correcta para hacer sobreesfuerzos innecesarios y dañarnos el suelo  pélvico. Se debe intentar hacer entre dos y tres series de diez abdominales cada día.

También nos ayudarán los  diferentes tratamientos existentes como geles y cremas reductoras específicas para esta zona, que conseguirán reducir nuestra grasa localizada.

Segundo objetivo; lucir unas piernas torneadas

En los muslos y en las caderas es donde solemos acumular  más grasa. Para presumir de unas piernas firmes y torneadas tan solo debemos proponérnoslo y consumir pescado azul y frutos secos que ayuda a la circulación de la sangre, reduciendo la flacidez de esta zona y ayudando a prevenir que la celulitis aparezca.

Hacer Pilates o montar en bicicleta también mejora la circulación y tonifica los músculos de nuestras piernas. Un ejercicio que se puede practicar en casa es colocarse de pie con nuestras piernas bien juntas, la espalda recta y las manos en la cintura para adelantar el pie izquierdo y flexionar la pierna izquierda de tal manera que vayamos bajando hasta conseguir formar un ángulo de 90 grados. Debemos mantenernos así durante unos segundos para volver a la  posición inicial y hacer lo mismo con la pierna derecha.

Los masajes son una opción excelente ya que además de actuar con un drenaje linfático, estimulan  nuestro flujo sanguíneo y aceleran la circulación.

Tercer objetivo: glúteos bien firmes

Esta es una de las zonas que más se resisten cuando queremos quemar grasas. La constancia y la dedicación son la clave para conseguir unos glúteos firmes, redondeados y sugerentes.

La dieta es muy importante también en este caso y se deben eliminar los alimentos que contienen azúcar en dosis muy elevadas, los fritos y las grasas saturadas ya que se suelen concentrar en esta zona del cuerpo. Una apuesta segura es consumir té verde, nuestro mejor aliado a la hora de quemar grasas y de eliminar toxinas.

El deporte también es crucial. En el gimnasio se deben hacer clases de step para conseguir tonificar los glúteos, pero si preferimos hacer ejercicio en casa, podemos hacer sentadillas apoyando la espalda en una pared y deslizándonos según vayamos flexionando las piernas.

A %d blogueros les gusta esto: