Pierde esos kilos de más sin renunciar a tu dieta.

Si estás buscando la forma de ganarle la lucha a la báscula sin pasar horas hambrienta o renunciarlo a todos esos alimentos que te llevan la vida, este es tu artículo, aquí tienes las claves que asegurarán tu éxito. Pierde esos kilos de más sin renunciar a tu dieta. Este artículo va dirigido a todas aquellas mujeres, que, aunque se sienten a gusto consigo mismas, y estan orgullosas de su cuerpo, quieren perder esos poquitos kilos de más ganados en vacaciones, o provocados por una etapa más sedentaria.

Aunque no te lo creas, o te digan lo contrario, no es dificil, y mucho menos imposible, perder estos kilos sin apenas darse cuenta y, lo que es más importante, sin renunciar a una dieta rica, o tener que recurrir a una estricta.
He aquí la clave: Las cenas.

Sí, aunque te parezca una tontería, la mayoría de nosotras falla en las cenas lo que acierta en el resto de las comidas. A partir de ahora, lo fundamental es que te propongas una cena mucho más ligera que la comida, porque como bien distingue su nombre, no son lo mismo.

Mientras que a la comida y al desayuno (sobre todo al desayuno) el aporte calórico, y de hidratos tiene que ser alto, a la caida de la tarde, nuestro cuerpo, quiere descanso y no necesita alimentos altamente proteícos o energéticos. En realidad, se trata de una lógica aplastante; mientras por el día realizas todo tipo de actividades, algunas que ni siquiera consideras dporte, pero suponen un desgaste fisico igual, por la noche, el sueño te vence y tu organismo reduce su ritmo y actividad.

Por ello, el truco de perder esos kilos, no es dejar de comer a todas horas, sino sustituír los alimentos grasos de la cena y colocarlos por ejemplo, al desayuno.

En su lugar, alíate con las ensaladas de todo tipo, el queso, el pavo, el atún, los huevos cocidos, purés,… hay todo tipo de combinaciones que harán que no pases hambre, aplicarán color a tus platos y te ayudarán no sólo a adelgazar, sino a acostarte sin esa innecesaria sensación de hinchazón y pesadez, que en muchas ocasiones, no sólo no nos permite un buen descanso, sino que nos provoca hasta pesadillas.

Además, otra clave para que tu dieta funcione, debe de ser el agua. Nuestro cuerpo está compuesto por más de la mitad de este líquido y al igual que las células, necesitamos renovarla. El agua, te ayudará a eliminar toxinas, purificará tu piel, dejándote un cutis perfecto, y provocará que te sientas más ligera y a gusto contigo misma.

Por último, un consejito entre nosotras, nunca te prives de un alimento que te mueras de ganas por probar, da igual lo que sea, graso o no graso, porque tarde o temprano terminarás cayendo en la tentación así que, raciónalo en una pequeña dosis, o dátelo como un capricho determinados días, y ya sabes, nunca a la cena.

En los próximos post, os propondré una lista de cenas ideales y variadas que no dejarán indiferente a nadie combinando todo tipo de platos que os encantarán, y también analizaré las características de los alimentos que más nos pueden ayudar a la hora de bajar de peso.
Espero que permanezcais a la espera.

A %d blogueros les gusta esto: