Champiñones a la Boloñesa

Aprende a preparar nuestra suculenta guarnición, que no podrá decepcionar en tu mesa. Sana, ligera, sabrosa y sobre todo, fácil de preparar.
No lo dudes e incorpora todas las propiedades de los champiñones acompañando todo tipo de platos. Champiñones a la Boloñesa Hoy os propongo la elaboración de una guarnición para acompañar cualquier de vuestros platos, por ejemplo de pescados, ya que con la carne puede resultar excesivamente cargante y tal vez un poco pesado, sobre todo, si decidimos prepararlo para la hora de cenar.

Como podrás ver a continación esta receta no te llevará demasiado tiempo, ni te requerirá mucho esfuerzo delante de los fogones.
Mas, como no podía ser de otro modo, continuará fiel a mi línea de comidas ligeras y sabrosas que te saciarán, te harán chuparte los dedos, siendo la auténtica chef de la familia, y además. no aportarás a tu dieta grasas ni excesivas calorías. ¿Se puede pedir más?

Para esta guarnición, usaremos como ingrediente estrella: los champiñones.
Como curiosidad os comentaré que son mucho los países del centro de europa en los cuales es muy común comerlos crudos, principalmente en ensaladas ya que tienen un sabor suave, que no desentona con el resto de los ingredientes y provoca un paladar neutro, que no estorba la textura ni el sabor de otros ingredientes.

Así que, necesitarás 100 gr de champiñones, que lavarás y cortarás en rodajas.
Después, cogeremos un cazo y añadiremos un dedo de agua, una pizca de ajo molido, sal y media cucharilla de las de cafe, de aceite de oliva. Vierte los champinones en la olla y ponlo a cocer a una temperatura no excesivamente alta para que los éstos suelten su jugo y su sabor tan especial que adornará y dará su toque único a nuestro plato.

Vete revolviendo la mezcla con una cuchara de palo para evitar que se pege al fondo de la olla, y al cabo de unos minutos cuando notes que están cocidos o mejor dicho al dente, apaga la olla pro no la separes del fuego, y con el calor aún de éste, añade queso fresco (light, para evitar grasas innecesarias) cortado en taquitos o incluso desecho, como prefieras, y debido a la temperatura se fundirá en la salsa aunque no por completo aportándole el matiz exquisito a nuestra salsa a la boloñesa.

Por último puedes añadirle a los champiñones, ya una vez dispuestos en un bol, taquitos de pechuga de pavo o de jamon serrano, y no te olvides de aromatizar nuestra fuarnición con un poco de perejil bien picadito con un cuchillo.

¡Listo!
Ya tienes una guarnición deliciosa con la que contentarás tanto a pequeños, como a mayores y que decorará tus platos de un modo suculento. Además todo ello sin renunciar a tu tiempo libre.
¿A qué estás esperando para ponerte manos a la obra?

A %d blogueros les gusta esto: