Practicar deportes en primavera sin riesgos

Cuando llega esta preciosa época del año suele aumentar la práctica de los deportes en general, sobre todo los desarrollados al aire libre. Para disfrutar plenamente de la práctica del ejercicio sin riesgos para la salud, es necesario saber que chequeos deben realizarse previamente y que zonas del cuerpo hay que cuidar más en cada caso. Practicar deportes en primavera sin riesgos

Factores que hay que tener en cuenta

La mayoría de las lesiones que son típicas de cada deporte podrían prevenirse simplemente visitando antes al médico para que constate las condiciones cardiorrespiratorias así como el estado muscular y osteoarticular de cada paciente, ya que en el caso  de existir alguna anomalía, es  muy importante que sea detectada a tiempo a través de algunas pruebas como por ejemplo una radiografía de tórax, un electrocardiograma, una espirometría, en la que se estudian la capacidad y los volúmenes pulmonares así como diversos estudios de laboratorios., que mediante la extracción de una muestra de sangre, se consigue averiguar valores  importantes como el sodio o el potasio, iones fundamentales para una buena contracción muscular, las enzimas musculares o la cantidad de ácido úrico presente en nuestra sangre .

Existen una serie de precauciones generales que deben seguirse para cualquier deporte y en cualquier época del año, como por ejemplo el uso del calzado y  de la vestimenta adecuada, un nivel de entrenamiento y preparación física correcta  así como la práctica  progresiva y escalonada de cualquier deporte.

Durante el verano también hay que tener una serie de precauciones en cuenta, sobre todo con los deportes que se practican al aire libre y muy especialmente los acuáticos. Es muy importante protegerse adecuadamente tanto con gorros como con cremas solares e hidratarse abundantemente, puesto que las altas temperaturas contribuyen a la deshidratación del organismo en menos tiempo.

Trastornos típicos de cada deporte

Si hablamos de la natación debe mencionarse la micosis interdigital en cuestión de piel o la conjuntivitis ocular ya sea bacteriana o viral. También existen algunas lesiones traumatológicas típicas, que aunque no son muy frecuentes, también pueden hacer su aparición, como el síndrome del manguito rotador que se traduce en un fuerte dolor provocado por una tendinitis o algún tipo de desgarro muscular en el hombro.

El tenis es un deporte que aumenta considerablemente durante el verano y las lesiones que éste produce son muy frecuentes y clásicas, que aunque no revisten gravedad, necesitan tratamientos largos y la necesidad de suspender la práctica deportiva. La lumbalgia es uno de estos trastornos y puede evitarse fácilmente con un precalentamiento músculo articular y un fortalecimiento abdominal. El codo de tenista o epicondilitis, es generado sobre todo por tenistas profesionales o aquellas personas que tienen más de 40 años y se caracteriza por un fuerte dolor en el codo generado sobre todo por una técnica deficiente o por el tipo de raqueta que se usa. También es típico de este deporte al igual que en la natación, el síndrome del manguito rotador, debido a un desgarro en el hombro o una tendinitis como ya hemos mencionado. Con menor frecuencia, pero que no hay que dejar de lado por ello, este deporte también puede llegar a generar dolores en las rodillas, problemas meniscales, tendinitis en el talón de Aquiles o en la muñeca o desgarros musculares.

A %d blogueros les gusta esto: